• Caracas (Venezuela)

Froilán Fernández

Al instante

La pelea por los phablets inicia un nuevo round

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Apple lanzó el iPhone en 2007 su teclado táctil de 3,5 pulgadas se veía muy espacioso en comparación con los smartphones de la competencia. La mayor novedad en ese momento era la ausencia de teclado físico y la consiguiente ventaja de tener disponible toda la pantalla para las aplicaciones de consumo de contenido, como videos, fotos, mapas o navegación en la web.

 Con el iPhone 5 Apple adoptó la pantalla de 4 pulgadas, pero para ese momento ya la competencia, los smartphones Android en particular, estaban usando pantallas de 5 pulgadas y más grandes. Steve Jobs insistía en que el iPhone debía poder manejarse con una sola mano y nunca estuvo de acuerdo con las pantallas más allá de las cuatro pulgadas para los smartphones.

 En español no existe un término universalmente aceptado para los equipos que están a medio camino entre un smartphone y una tableta. Para los angloparlantes parecía natural combinar phone con tablet y así nació el término phablet. El equivalente en español podría ser fonotableta o tablófono, que serviría para categorizar los teléfonos inteligentes de gran formato, con pantallas superiores a las 5,5 pulgadas.

 Independientemente del término usado, la categoría de pantallas cercanas a las 6 pulgadas terminó por imponerse, incluso para Apple, quien se había negado por casi 5 años a reconocerla y finalmente el año pasado lanzó junto al iPhone 6 un modelo de 5,5 pulgadas: el iPhone 6 Plus.

 Samsung acaba de anunciar la quinta generación de sus phablets o fonotabletas, el Galaxy Note 5, de 5,7 pulgadas, con el que intenta mantener el liderazgo en ese segmento. Los equipos de la familia Galaxy Note se distinguen por el uso de una plumilla especial, la S-Pen, que es muy conveniente para dibujantes, diseñadores o para el control de inventarios, entre otros usos. La plumilla también amplía la interfaz del usuario pues agrega menús adicionales de acuerdo con el contexto.

 Como el anuncio de iPhone 6S Plus se espera para el 9 de septiembre, Samsung adelantó tres semanas el lanzamiento del Note 5, junto con el cual mostró una actualización del Galaxy Edge, también de 5,7 pulgadas,  pero sin plumilla, dirigido a entusiastas de los multimedios.

 

» Desde el punto de vista del hardware, el Galaxy Note 5 aparece con algunas ventajas frente al iPhone 6 Plus.  El Note 5 exhibe una pantalla mayor, de 5,7 pulgadas, frente a las 5,5 pulgadas del iPhone 6 Plus, pero es ligeramente más compacto que éste.

» En cuanto a la resolución de la pantalla, el Note 5 tiene una pantalla QHD super Amoled de 2.560 x 1.440 pixeles, lo que resulta en una densidad de 518 pixeles por pulgada (ppp). El iPhone 6 Plus tiene una pantalla de 5,5 pulgadas IPS LCD, con resolución de 1.920 x 1.080 pixeles o una densidad de 401 ppp. Si bien en todas las evaluaciones la pantalla del iPhone 6 Plus aparece con una buena reproducción de los colores, el despliegue de imágenes en el Note 5 es superior.

» En poder de cómputo, el procesador del Note 5 es de 8 núcleos y 4GB de RAM, mientras que el procesador A8 del iPhone 6 Plus es de doble núcleo. La fuerza bruta del hardware no lo es todo, aseguran los entusiastas de Apple y argumentan que el sistema iOS 8 corre holgadamente en el iPhone 6 Plus.

» Con el lanzamiento del iPhone 6S Plus seguramente se reavivará la polémica sobre cuál fonotableta es la mejor del mercado, pero lo cierto es que los celulares de gran formato han llegado para quedarse.