• Caracas (Venezuela)

Froilán Barrios

Al instante

La implantación de una nueva cultura laboral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Movimiento Laborista de Venezuela organiza su IV Congreso en el contexto de la más aguda crisis estructural que hayamos sufrido en nuestra historia republicana, lo cual determina para nosotros un reto el elaborar una propuesta y un programa político desde los trabajadores, para un país que padece un régimen de vocación totalitaria y al mismo tiempo de una oposición dispersa y sin rumbo certero.

Luego de haber transcurrido una década como organización política y con el objetivo de construir una fuerza política capaz de representar el mundo del trabajo, es fundamental reconocer el profundo retroceso que evidencia el trabajo como concepto fundamental para el progreso de cada ser humano en nuestro país.

La serie de antivalores promovidos desde el Estado donde las instituciones laborales están ideologizadas, han convertido el Ministerio del Trabajo en la punta de lanza del modelo político gobernante y dado al traste con los sindicatos y con la moral de los trabajadores. A tal extremo que el ausentismo recurrente y cobrar la semana no están en contradicción, ya que se goza de estabilidad absoluta, que los sindicalistas entreguen sus contratos colectivos al “gobierno revolucionario” hasta obligar a los empleados públicos a participar en las milicias obreras como requisito para mantener el puesto de trabajo y que las mafias delincuenciales intervengan impunemente en las relaciones de trabajo.

En estos 16 años se ha acentuado un proceso exterminador del empleo al no otorgar divisas al sector privado o estatizar salvajemente sectores empresariales privados, lanzando al precipicio centenas de miles de puestos de trabajo, ya que las empresas estatizadas, todas sin excepción, han fracasado  con la aceptación plena del sindicalismo oficialista, aun cuando la tendencia en estas empresas sea la precarización laboral.  

La necesidad de reimplantar los conceptos de la moral y la ética en el trabajo serán tema de discusión en el evento nacional del Movimiento Laborista a realizarse en el próximo mes de junio, aspecto que no solo atañe a los trabajadores; también a los sectores empresariales, entre los cuales muchos no asimilan la necesidad de transformación profunda de sus relaciones con los trabajadores, llámense obreros o empleados. Quienes han sido manipulados hábilmente por las políticas gubernamentales de odio y resentimiento hacia el patrono privado.

Para los laboristas es fundamental un gran acuerdo nacional entre capital y trabajo que siente las bases de una fase de reconstrucción nacional, con la participación del Estado en un papel promotor totalmente diferente del que sufrimos hoy, cuya característica fundamental ha sido destruir lo que ha acumulado la remuneración y el capital a lo largo de un siglo de nuestra historia. Esperamos en este IV Congreso del Movimiento Laborista presentarle al país la propuesta de la Sociedad del Trabajo como alternativa a la tragedia que padecemos hoy. 

 

*Movimiento Laborista