• Caracas (Venezuela)

Froilán Barrios

Al instante

“Juego trancao” desafía la decisión del soberano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La dialéctica del dominó ilustra el terrible trance que sacude los cimientes de la nación, y simultáneamente genera la más pavorosa incertidumbre que hayamos conocido en décadas de nuestra historia, al extremo de desconocer en tiempo real el rumbo de un país donde toda decisión en materia económica, política o personal está supeditada al descaro gubernamental de descalificar el calvario diario que vivimos los venezolanos ante su obstinada pretensión de aferrarse al poder.

En efecto, el poder constituido del siglo XXI ha tenido una conducta inversa al orden establecido en los días finales del puntofijismo, en aquel momento se abrieron las compuertas de desenlace a la crisis institucional, mediante sentencia de la Corte Suprema de Justicia en 1999, se delineó el curso de activar el poder constituyente y la legitimación de los poderes públicos. Siendo una historia conocida por todos, es fundamental destacar que ahorró tiempo e igualmente dio la oportunidad de retomar las tareas nacionales incumplidas.

Encomienda que fue trastocada por la nueva clase gobernante, al malinterpretar que se le había entregado eternamente la nación como botín de guerra en nombre de una manoseada operación calificada como “socialismo de siglo XXI”, con la que manipuló hasta el cansancio a una población con dádivas y así justificar el birlado de más de 1 billón de dólares.

Hasta que el soberano un domingo decembrino de 2015 mediante el voto desenmascaró el tinglado y la farsa, desatando un tsunami popular que otorgó  a la oposición descalificada como escuálida mayoría calificada en el Parlamento, lo que generó las alarmas y temores del poder constituido. Quien no ha cesado de demostrarnos en estos últimos 100 días su malvada inventiva para violentar el orden constitucional vigente.

De allí que todos al compás de la cantinela infantil originaria del romancero español y mexicano “la víbora de la mar”, la fiscal general, el contralor, el defensor del pueblo, el presidente de la república, una minoría escuálida de la Asamblea Nacional y el verdugo, la Sala Constitucional del TSJ, ya que el CNE ha sido más cauto, han manifestado su fidelidad suprema a una revolución corrupta y a un régimen deslegitimado ante la población.

Nos han demostrado su diligencia y disposición a bloquear tercamente toda iniciativa del menú constitucional, llámese renuncia, enmienda o reforma, revocatorio, asamblea constituyente, con el objetivo de preservar el régimen hasta la conclusión del periodo presidencial en 2019, con argucias demostradas hasta el súmmum del descaro  y la indignidad. Lo que significaría la precarización absoluta de nuestras condiciones de vida.

Por tanto, la propuesta opositora debe abordar con urgencia el tema de la cuestionada nacionalidad presidencial, exigir su abandono del cargo, en el marco de un inmenso plan de movilización nacional a través de marchas y concentraciones multitudinarias, que hagan sentir los 8.000.000 de votos y la expresión soberana de nuestra CRBV, y por otro lado, enfrentar la estrategia gubernamental del caos y el cansancio.