• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Los peñones en el camino hacia las parlamentarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No cabe duda, el país se deteriora de manera exponencial. Los problemas son conocidos y sufridos por todos, mientras las cúpulas civiles y militares que detentan el poder parecen ignorarlos. El pueblo llano y la clase media, soportan un insostenible y desesperante calvario, al tiempo que Maduro se ve el ombligo en su burbuja particular.

Los resultados de la última encuesta de Venebarómetro no varían mucho de los obtenidos por otras empresas serias dedicadas a auscultar la opinión pública. Veamos algunos indicadores: por primera vez, el chavismo ocupa el tercer lugar en las preferencias del electorado para las parlamentarias. 71,2% percibe la gestión de gobierno como mala o muy mala (se mantiene la tendencia) y 73% de los consultados considera el desabastecimiento y la inseguridad como los principales problemas, seguido por el alto costo de la vida con 43%. Además, por si fuera poco, 57,3% culpa al inquilino de Miraflores de la escasez y altos precios de los alimentos.

Estas terribles cifras confirman el rechazo mayoritario de la población a la hora de manifestar la intención del voto en las elecciones de diciembre. Al polarizar la pregunta, 41,8% sufragaría por la oposición (léase MUD) y, solamente, 22,1% se muestra a favor del continuismo. Esto demuestra a las claras el descalabro del chavismo en manos de los herederos del fallecido comandante supremo y los deseos de cambio que se suman a un indefectible voto castigo.

Amén de ello, la MUD ha demostrado madurez y garra política al sortear con éxito las naturales diferencias existentes entre las organizaciones políticas que la integran para conformar las candidaturas unitarias y, como colofón, la adopción de la tarjeta única, a pesar de los malos augurios que sobre ella se cernían. Se puede concluir que nunca la oposición estuvo en mejores condiciones para derrotar a quienes han (des)gobernado el país durante estos largos y difíciles años. De allí las trapisondas de última hora de la “dócil” Tibisay Lucena, como la manipulación poblacional de circuitos de la oposición, la paridad de género decidida a última hora después de que la MUD ya había preparado la maqueta de las candidaturas y las inhabilitaciones express impuestas por la Contraloría General de la República, que no son los benditos trapos rojos (como los califican simplistamente algunos), sino acciones tendentes a crear un clima de desesperanza y pesimismo a los efectos de desmovilizar a un sector importante de opositores.

Además de lo anterior, están las altisonantes declaraciones de Maduro en contra de la observación internacional de la OEA y otras instituciones internacionales; demostrativas no solamente de la peor arbitrariedad, sino también de hasta dónde están dispuestos a llegar para modificar la adversa y mostrenca realidad. Vistas las cosas así, de aquí a diciembre enfrentaremos una carrera de obstáculos que deben ser sorteados con inteligencia, determinación, estrategia, cabeza fría, mucha unidad de acción y de propósitos. Todavía faltan muchos peñones más que el desespero y la inseguridad de los cancerberos de la revolución pondrán en el camino del triunfo de la democracia.

 

@Freddy_Lepage