• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Freddy Lepage

Una peligrosa inercia

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que el comandante eterno dejó a Maduro en el poder la situación del país ha empeorado progresivamente, sin que se vislumbre alguna mejoría, ante la paralización del gobierno, que pareciera ser más por discrepancias intestinas que por otras causas. Organizaciones no gubernamentales han hecho llamados de atención sobre la necesidad de apoyo de la comunidad internacional para que “se vuelva al diálogo y evitar la violencia”, incluyendo los tímidos planteamientos del nuevo presidente de Unasur, el ex presidente de Colombia Ernesto Samper, quien, por cierto, no ha recibido respuesta alguna del inquilino de Miraflores.

Especialmente, el International Crisis Group (ICG), ONG dedicada a la resolución y prevención de conflictos, ha realizado un interesante informe sobre nuestro país en el que destacan varios puntos a ser considerados, tales como el que Venezuela podría enfrentar una grave situación si, finalmente, no se procede con las medidas adecuadas: “Una crisis social y política de dimensiones impredecibles resultará si no se abordan con prontitud los problemas económicos y sociales urgentes y se proporciona un marco político en el cual las profundas divergencias se puedan resolver de forma pacífica”. De antemano sabemos que el régimen, ante la ceguera y sordera a que nos tiene acostumbrados, en lugar de leer y analizar con atención los planteamientos descritos, arremeterá contra lo allí señalado, alegando que es una muestra más de la conspiración extranjera que se cierne sobre la revolución bolivariana y sus más connotados dirigentes.

Entre otras cosas, el trabajo destaca que “la ausencia de conflictos violentos en las calles no debe ser considerada una señal de que todo permanecerá igual”. Este instituto fundamenta sus aseveraciones en las protestas callejeras que comenzaron en febrero pasado, en las divisiones internas en el seno del PSUV y de la MUD (que, afortunadamente, ya parecen estarse superando con la designación de Chuo Torrealba, nuevo secretario ejecutivo), en el fuerte descalabro económico y, por último, en la ruptura del “diálogo” entre el oficialismo y la oposición.

Las causas que han originado tal cantidad de calamidades no han sido abordadas, el nivel de vida del venezolano común sigue deteriorándose sostenidamente de manera intolerable y la inseguridad hace estragos en una población cada día más desconcertada, que no ve solución alguna al final del camino. Y, si esto fuera poco, ahora irrumpe la emergencia sanitaria –que el madurismo ha tratado de minimizar utilizando métodos represivos que no llegarán a ninguna parte– marcada por el dengue y la peligrosa fiebre chikungunya, ambas demostración palmaria del abandono en que se encuentra la prevención en materia de salud pública.

La respuesta ha sido anunciar la traída de médicos cubanos “expertos” en guerra bacteriológica. Los oriundos de esa isla caribeña son una suerte de comodines que todo lo pueden resolver. Claro está, no podía faltar culpar al imperio de lo que en realidad es el fracaso absoluto de Maduro en todos los aspectos de la vida nacional…

@Freddy_Lepage