• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

El incierto desenlace de la crisis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inamovilidad de Maduro frente a lo que ocurre se cuenta y no se cree. Se encuentra atrapado en su particular mar de contradicciones sin que se atreva a hacer algo para cambiar este aberrante estado de cosas que nos tiene al borde de un peligroso caos generalizado de impredecibles consecuencias. Nadie es capaz de otear con algún sentido de credibilidad lo que ocurrirá en los próximos meses. La anomia se apodera de una sociedad que no ve soluciones a sus problemas cotidianos. Por momentos, esta confusión se entiende como una desesperanza que no puede ser juzgada, ni por asomo, como entreguismo ante una fatalidad inexorable.

Maduro y su cúpula gobernante, en un arrebato de arrogancia y prepotencia, se sienten, como se dice popularmente, guapos y apoyados, sin darse cuenta de lo que se les viene encima. El pueblo se cansa, se arrecha, aguanta, pero, tarde o temprano explota como una fuerza telúrica capaz de llevarse todo lo que encuentre por el medio, lo cual no sería el mejor desenlace. Lo de guapos les viene no por su naturaleza, sino más bien por el control que mantienen de todas las instituciones y por el apoyo monolítico (?) de una fuerza armada que cada día invade los ámbitos de la administración pública en todos sus niveles. Desde los más encumbrados a los medios y más bajos. En fin de cuentas no se sabe realmente quién manda. Lo cierto es que Maduro pareciera que no es. Sus decisiones, cuando las toma, asemejan un piano a cuatro manos. Se han ido creando dentro de la revolución bolivariana clanes de poder con parcelas definidas. Esa perversa repartición de lo público es lo que tiene a la gente en ascuas sin saber a qué atenerse.

El caso de la exmagistrada detenida en Maiquetía junto a un conocido narcotraficante es una pequeña muestra de lo que trato de resaltar. Allí surgen una serie de interrogantes que, como siempre, no reciben respuesta ni explicación alguna. ¿Quién dio la orden para proceder a esa detención? ¿Qué poderosos hilos del poder se movieron para la posterior liberación de la mencionada jueza? Obviamente tiene que haber venido del altísimo gobierno, de lo contrario todavía estuviera privada de libertad. Lo que sí está clarito como el agua cristalina es que este caso desvela las pugnas internas y pases de facturas que se mueven a la sombra de aquel árbol que una vez el difunto llamó de las tres raíces. La información se filtró a través de las redes sociales por los mismos que realizaron la operación, de lo contrario no hubiese sido posible enterarse. Maduro y su entorno no dicen ni pío, parece que no tuvieron conocimiento de lo ocurrido. Un denso manto de opacidad cómplice lo encubrió. En fin, así están las cosas en nuestra querida patria.

Los encuestólogos se solazan con sus hallazgos, Maduro no sube, los desencantados crecen y la oposición ve, por primera vez, una luz en el túnel del cambio. Sin embargo, el CNE, no da señales de cuándo se puedan realizar las parlamentarias. Los dueños de Miraflores corren la arruga, aumentan la persecución política, esperando que ocurra un milagro que pueda cambiar el rechazo manifiesto al gobierno y a quienes lo dirigen. Misión que luce imposible, sobre todo para quienes no creen en ellos. A  medida que la crisis se profundiza la incertidumbre aumenta con respecto al desenlace final...

 

@Freddy_Lepage