• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Venezuela, la emergencia un fracaso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hay alimentos, no hay medicinas, ahora, para colmo, no hay agua. La economía en crisis. El barril petrolero a menos de 20 dólares, con pronósticos muy oscuros, al menos por un buen tiempo... Maduro está sobrepasado por la gravedad de la crisis. No leyó las causas del revolcón del 6-D y, lo que es peor aún, no tiene la voluntad para hacerlo. Está ensimismado en una burbuja dogmática, pensando que la derrota fue “circunstancial” y confiando, todavía, en el control militar, del TSJ y del CNE. Piensa que con eso tiene suficiente para seguir con las mismas políticas financieras y económicas que nos han aventado por un despeñadero en caída libre y han arruinado el país. Venezuela hoy es una caricatura, una ópera bufa, de trágicas consecuencias para los venezolanos.

Creen que los problemas se pueden solucionar con decretos, o modificando las cifras económicas para esconder y maquillar lo que está a la vista de todos. De allí que sacan de la chistera de un mago ese bodrio mal llamado decreto de emergencia económica, que repite los mismos errores, jugando a lo que Lenin llamó hace un siglo “la enfermedad infantil del izquierdismo, en el comunismo”. Sería bueno que Maduro se tomara algún tiempo en leer ese libro o, si le da flojera, que le encomiende a sus “asesores”, muy bien tarifados en euros, del partido antisistema español Podemos, que le hagan un resumen de lo señalado por el camarada Lenin.

Este decreto es una demostración palmaria del fracaso de la revolución bolivariana. Declarar, a estas alturas, la economía en emergencia, demuestra una desconexión con la realidad y un desconocimiento (o desprecio e ignorancia supina) de las vicisitudes del pueblo de a pie y de la derruida clase media, despreciada por estos revolucionarios de nuevo cuño, revolucionarios de Rolex en la muñeca, de lujosas camionetas blindadas, acostumbrados a andar con un séquito de guardaespaldas, sin importar el rango que tengan en los estamentos de poder.

En suma, Maduro solicita un cheque en blanco, mientras la crisis se traga las esperanzas de una vida mejor para las mayorías nacionales. Vamos en picada, en un camión sin frenos por la bajada de Tazón, el conductor no consigue la rampa de alivio para evitar el desastre. El tiempo se agota, la paciencia de la gente también... Maduro tiene el juego trancado, no se da cuenta, quiere pisar el acelerador, huir hacia adelante. Venezuela no aguanta más improvisaciones, ni experimentos.

En fin, han convertido a esta tierra en un conejillo de indias del llamado socialismo real de control estatal de todos los ámbitos del quehacer nacional. Maduro es un preso de los profesores del ministro Luis Salas, que tienen su base latinoamericana en Ecuador. Correa los amamanta pero no sigue sus recetas, se las manda a los pendejos venezolanos, a ver qué sucede. El desenlace final es previsible. Está demasiado a la mano. Esperemos los meses por venir. El remezón se pude llevar por delante a tirios y troyanos... Ojalá no sea así. Pero Maduro no va a rectificar y, si lo hace, a lo mejor será demasiado tarde. Mosca pues...

@Freddy_Lepage