• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

¡Salva tu voto!, no votes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con esta extraña consigna he visto en Twitter una particular campaña para desanimar a los opositores al régimen, que apunta a destacar la inutilidad del voto como método de participación y cambio en las elecciones parlamentarias del venidero 6 de diciembre. Y, digo particular, porque resulta una peculiar forma de estimular la abstención supuestamente desde el punto de vista de la “oposición” misma. Eso de “salvar” el voto no votando resulta impropio y contradictorio. Es casi como que, para evitar que te maten, en lugar de defenderte, te suicidas y problema resuelto. Para algunos lo que lo que estoy diciendo podría parecer un galimatías, pero no lo es.

Ahora bien, no se, a ciencia cierta, quienes son los promotores de tamaño despropósito. Son “oposicionistas” infiltrados por el oficialismo, o realmente gente de buena fe, que cree en lo que está postulando, o una mezcla de ambas cosas. Seguramente, para no pecar de injusto con algunas personas, la última aseveración es la correcta. Pero, lo que si es de Perogrullo, es que está destinada a embaucar indecisos, no creyentes en la victoria (pesimistas a ultranza) o ingenuos; a aquellos que piensan que, tanto la historia como la política, son lineales y, por lo tanto, no hay nada qué hacer: creen en el destino manifiesto, pues.

La verdad verdadera, es que el necesario cambio es posible si todos los que deseamos un país mejor nos disponemos, contra viento y marea, a votar masivamente, con mucha fortaleza de espíritu y sin caer en las provocaciones y distracciones de quienes detentan el poder. La fuerza y la voluntad de un pueblo dispuesto a ser dueño de su futuro no la vence nadie y, mucho menos, con trapisondas surgidas del rostro de la derrota. El gobierno de Maduro está mal. Canuto esta mal...Lo reiteran las encuestas, de allí la campañita contra el sufragio como instrumento democrático de transformación de una realidad que, con el correr de los días, se hace más insoportable e inhóspita. La empresa Consultores 21, señala, en su último sondeo del mes de julio, que 74,4% percibe la situación del país como negativa; 80,5% piensa que hay una grave crisis económica; 71,2% de los consultados aspira a un cambio de rumbo; y, por último, por cada venezolano que valora positivamente la gestión de Maduro, hay dos que lo hacen negativamente.

Pero, lo más trascendente que quiero resaltar es el tema de la abstención. Recordemos que cuando el difunto Chávez perdió el referéndum sobre la reforma constitucional en 2007, más de dos millones de chavistas se quedaron en sus casas, una inflexión. Históricamente, los que se identifican como chavistas son más propensos a votar que los opositores, tendencia que hay que revertir para garantizar un triunfo lo suficientemente sólido, que permita sortear las amenazas de un gobierno que se siente acorralado por los cuatro costados. Aunque en esta oportunidad muchos oficialistas decepcionados votarán también por la tarjeta de la Unidad, para superar el atolladero en que nos encontramos. En fin, los “salva tu voto”, salvan a Maduro y lo atornillan junto a su casta de privilegiados, de eso no cabe la menor duda. Amigo lector usted decide: salvar el voto, o salvar la democracia.


@Freddy_Lepage