• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Maduro, ¿confrontación suicida?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pasaron varios días para que se cumpliera parcialmente el tan anunciado cambio de gabinete anunciado por Maduro, cuando les pidió la renuncia a todos los ministros luego de la debacle electoral, convertida en catástrofe de grandes proporciones. Como es su peculiar costumbre, siempre, al final, resulta que la montaña parió un ratón. Los cambios siguen siendo gatopardianos, girando siempre en torno a los mismos personajes, salvo contadas excepciones. Como muestra, lo del retiro de los militares de la administración pública, un cuento más; son muchos los intereses y las prebendas en juego.

Lo del área económica ha traído más confusión que certezas, amén del deterioro progresivo de los precios del barril petrolero que ya rondan los 24 dólares, hechos que hacen insostenible el modelo económico de capitalismo de Estado que aplicó el difunto presidente, con las desastrosas consecuencias para el país. En definitiva, Maduro se encuentra solitario, en un callejón sin salida. Son muy pocas las voces sensatas dentro del oficialismo que puedan ser oídas.

Ahora bien, ante el agravamiento de la crisis Maduro y su combo apelan al perverso expediente, utilizado hasta la saciedad en estos duros 17 años, de jugar a la profundización de la crisis política para desviar la atención sobre los graves problemas nacionales. Para ello, a pesar de la derrota y navegando contra la corriente impuesta por la mayoría de los venezolanos en las elecciones del 6-D (el cuento de la guerra económica, cierre de fronteras y otras pendejadas no le dieron los resultados esperados, antes por el contrario, resultaron contraproducentes), se han armado de valor para mudar el escenario de confrontación a la Asamblea Nacional –donde son clara minoría– utilizando el control que detentan sobre el Tribunal Supremo de Justicia, para cometer la barrabasada de ir contra la voluntad popular, al menos en el estado Amazonas, por ahora, estimulando así el enfrentamiento de poderes y mayor ingobernabilidad para el país. Echándole leña al fuego de un conflicto que nadie sabe cómo podría terminar. Por los momentos el descrédito del régimen, a nivel internacional, se acelera con las consecuencias que ello conlleva. Ya el secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha asomado la posibilidad de aplicarle a Venezuela la Carta Democrática Interamericana, en caso de persistir en el desconocimiento fraudulento de la voluntad popular.

Vistas las cosas así, el juego estaría muy comprometido, con el agravamiento de la dramática situación reinante. El gobierno tiene diferentes voceros con distintas visiones de cómo enfrentar tal situación. Ante este escenario la controversia puede terminar trasladándose a la calle, en la cual los militares seguramente actuarían como árbitros –como ha ocurrido aquí y en otras latitudes– con grave daño para la democracia.

Ya ha transcurrido una intensa semana desde la instalación de la nueva y democrática Asamblea Nacional con amplia mayoría opositora. Valdría la pena hacer un balance sobre lo que se ha hecho bien y sobre lo que se puede mejorar. Hay un pueblo expectante, esperanzado, que votó por un cambio...

 

@Freddy_Lepage