• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Cuidado con los impacientes...

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las elecciones primarias realizadas por la MUD el pasado domingo resultaron, a pesar de que muchos pensaban lo contrario y otros apostaban al fracaso, un triunfo inobjetable. La mejor prueba de ello fue que Jorge Rodríguez brincó muy solícito a descalificarlas, incluso antes de que se dieran las cifras definitivas. Que hayan votado cerca de 700.000 venezolanos, desafiando todas los obstáculos y trapisondas impuestas desde el CNE, dirigido por la militante de la revolución Tibisay Lucena, es demostración meridiana de la voluntad de cambio que anida en un sector mayoritario de la sociedad venezolana.

Hay que considerar que fueron una elecciones parciales en las cuales se inscribieron 120 aspirantes para solamente 38 circuitos electorales (no en todos), ya que en los restantes y en las listas por Estado, el trabajo de los partidos hizo del consenso y los acuerdos un punto de encuentro importante, evitando dispendios adicionales con los que no cuenta la oposición, habida cuenta de que la Constitución Nacional prohíbe el financiamiento público de los partidos o de candidatos independientes. Hecho que, por cierto, no afecta al PSUV, que dispone de los dineros del Estado a su leal saber y entender sin ningún tipo de restricciones, aun cuando esto sea un delito establecido en el marco legal venezolano.

Pues bien, el trabajo partidista y el de sus candidatos dio los frutos deseados: una participación relevante que por los resultados obtenidos legítima las aspiraciones de los electos. Ahora, solo queda que la MUD termine de configurar las maquetas de todos los Estados para salir con la expresión unitaria del triunfo que garantice el cambio que anhelamos los venezolanos para conformar una mayoría determinante en una Asamblea Nacional que deje de ser manejada por una sargentada que desconoce y vulnera los principios democráticos.

Aun quedan muchas tareas pendientes, entre ellas fijar un programa legislativo realizable que este en sintonía con el sentir de la gente para la resolución de los problemas más sentidos y, algo que merece capital atención, que ninguna organización se crea superior a las demás. Las agendas separadas tienen que dejarse a un lado. La prioridad debe ser el trabajo mancomunado, ante una realidad que se nos antoja que va a ser muy difícil. El régimen hará todo lo que este a su alcance para tratar de torcer la generalizada voluntad de cambio de los venezolanos. La tarea no es fácil y los pollos no se pueden contar antes de nacer. Los intereses del país están por encima de los grupales o de parcialidades partidistas.

Por cierto me ha parecido un infantilismo, y me veo en la obligación de resaltarlo, la actitud de algunos partidos auto calificándose de ganadores en este proceso porque sacaron algunos diputados mas. Esa es una muestra de inmadurez y oportunismo político que no esta a la altura de los retos y piedras en camino que hay que afrontar y, por ende, debe ser rechazadas, basta de manipulaciones y falsas posturas que bastante daño le han hecho a la oposición en su conjunto. No es la hora del cálculo pequeño y egoísta sino de pensar en la Venezuela grande, democrática e inclusiva. Esas posturas están en las antípodas de las exigencias de la gente.

@Freddy_Lepage