• Caracas (Venezuela)

Freddy Lepage

Al instante

Crecen los problemas internacionales de Maduro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En las últimas semanas parece que hay un despertar internacional sobre la difícil situación venezolana. No solamente preocupa la derruida situación económica nacional con sus terribles consecuencias de empobrecimiento y penurias de una población que no ve salidas a la crisis. Antes bien, como los señalan los sondeos de opinión, la esperanza de una vida mejor, en un clima de tranquilidad, paz social y desarrollo se esfuman con el correr de los días. Mientras unos pocos validos integrantes de la macolla oficialista disfrutan de las mieles de un poder sin límites, el resto de los mortales tiene que calarse la escasez, las colas y las carencias de todo tipo.

La materia de derechos humanos cobra singular importancia. No solamente por el cacareado decreto Obama (en el cual se sanciona a algunos funcionarios del régimen), que Maduro ha utilizado hábilmente para tratar de esconder la grave crisis venezolana, apelando a un nacionalismo que le permita recuperar algo de su alicaída popularidad, sino también por la circunstancia de que se han levantado importantes voces fuera de nuestras fronteras solicitando la liberación de los presos políticos entre los que destacan por su connotación Leopoldo López y Antonio Ledezma, entre otros.

Cada día se desvela el talante autoritario y represivo del régimen en distintas instancias y organismos internacionales. Como muestra de ello está la iniciativa de Felipe González que, aun cuando Maduro trate de descalificarlo como vocero de primera línea, goza de un gran prestigio en el mundo de la socialdemocracia, de la cual, por cierto, es uno de sus principales exponentes. Venezuela, junto a Cuba y Estados Unidos, serán el centro de atención en la Cumbre de las Américas que se celebra actualmente en Panamá. Por un lado el deshielo de las relaciones Cuba-Estados Unidos y, por el otro, el enfrentamiento Maduro-Obama, por el mencionado decreto sancionatorio y la recolección de más de 8 millones (?) de firmas “voluntarias” por los representantes de la revolución bolivariana. En todo caso, Obama está en el ojo del huracán y veremos cómo se las arregla para sortear ambos retos, aun cuando sabemos de sobra lo acartonadas que son estas cumbres que, por lo general, llevan todos los temas cocinados.

Pero, lo sí que llama mi atención son dos hechos inéditos que han ocurrido y que el gobierno ha tratado de minimizar o pasar por alto. Uno, la fuerte declaración del canciller uruguayo, Rodolfo Nin, sobre el respeto de los derechos humanos en nuestra tierra. Nin Novoa fue claro al destacar la preocupación de su gobierno al parangonar la situación venezolana con la de la última dictadura uruguaya. Textualmente acotó: “Sobre todo para un país (Uruguay) que vivió las mismas condiciones que están viviendo parte de los venezolanos ahora, hace (...) más de 30 años...”. Otro caso muy relevante por sus consecuencias es el apoyo del Caricom a Guyana por la concesión entregada a la Exxon Mobil para la exploración y explotación petrolera en la zona en reclamación del Esequibo. La respuesta de la Cancillería venezolana ha sido muy blandengue al limitarse a expresar que es una intromisión de la transnacional petrolera, como si Guyana no tuviera ninguna responsabilidad. Uruguay y el Caricom (15 miembros plenos más 5 asociados que votan en la OEA) siempre han apoyado a Venezuela. ¿Qué estará pasando?...