• Caracas (Venezuela)

Freddy Carquez

Al instante

Freddy Carquez

Empobrecedor y autoritario

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son los principales rasgos definitorios del régimen maduro-cabellista, aspectos muy presentes en la políticas públicas desarrolladas por el gobierno desde su primer día, con catastróficos efectos  que no hacen otra cosa que profundizarse día a día, producto de la manifiesta incapacidad de corregir la profunda deformación económica y política, heredada de la gestión anterior y de la cual no han podido librarse.

Y sigue acentuándose el camino autoritario, rasgo cada vez más visible en la política del Estado venezolano, el cual se expresa en la beligerancia partidista de la Asamblea Nacional, del Alto Mando de las Fuerzas Armadas y del Tribunal Supremo de Justicia, porque no puede explicarse y calificarse de otra forma, la sistemática agresión que se le hace a los ciudadanos  irrespetando el derecho constitucional a la libertad de movilización y de opinión de los venezolanos.
Abuso de poder que se multiplican con la existencia de fuerzas para-policiales y paramilitares venezolanas inspiradas y organizadas por el PSUV, con pleno apoyo del gobierno, dándole al régimen una connotación represiva muy importante, tanto, que es uno de los aspectos más visibles de su extraviada  gestión en la discusión internacional, adornada y enriquecida ahora con los delirios conspirativos del ministro del Interior, Rodríguez Torres, del canciller, Elías Jaua, y de Jorge Rodríguez. 

Compite el actual presidente y su equipo, con importantes sucesos históricos nacionales, generados por situaciones de conflicto entre políticas públicas y el rechazo que importantes sectores de la sociedad desarrollaron frente a ellas, por lo que son referencias aún presentes en la memoria colectiva dada su trascendencia, empezaríamos entonces por los sucesos de 1928, en los cuales una vanguardia juvenil universitaria confronto la dictadura gomecista, demandando un Estado democrático, marcando todo un camino de aspiraciones que aún sigue vigente.

Un segundo ejemplo estaría en la masiva respuesta de la población de la Ciudad de Caracas en febrero de 1936, estando muy fresca la huella del “Tirano Liberal”, con apenas dos meses de muerto el presidente Juan Vicente Gómez, la presión popular caraqueña demandaba e imponía en la calle, un viraje en las políticas autoritarias del régimen, mensaje ampliamente comprendido por su “heredero con derechos” el general en jefe Eleazar López Contreras, cuyas realizaciones de gobierno contribuyeron a trazarle una perspectiva progresista a la nación.

Un tercer ejemplo de confrontación con el poder autoritario y militarista venezolano en el siglo XX, podría ser la insurgencia universitaria de noviembre de 1957, cuyo eje fue la UCV, acompañada luego por el universo estudiantil y juvenil de la ciudad de Caracas, en franca resistencia a la dictadura policial y militar del general Marcos Pérez Jiménez, aporte importante  para su derrota  al fracturarse unos meses después  el soporte armado del gobierno, dándole paso al proceso más amplio y profundo de democratización que nuestra sociedad ha vivido hasta los tiempos actuales.

Es muy obvio que nos encontramos en una dinámica de antagonismos crecientes al interior de nuestra sociedad, generados por el progresivo deterioro de las condiciones de vida de nuestros ciudadanos, contradicciones ampliamente conocidas, pero abordadas de manera muy limitada por los diversos sectores de poder presentes en la dirección del Estado, agudizadas en la última década (siglo XXI) como consecuencia de los graves errores cometidos en el diseño y ejecución de las políticas públicas del régimen actual.

Reconstruir en forma efectiva una economía política nacional, centrada en el crecimiento en forma creadora y flexible de la producción local, desarrollando bienes y servicios que contribuyan no solo al bienestar, sino también al progreso científico técnica y a la acumulación de capital, centrados en nuestras fortalezas, comprendiendo que nuestro patrimonio energético debe ser utilizado teniendo como prioridad el desarrollo de nuestras fuerzas productivas y el bienestar de nuestra población.

Superar la grave deformación globalizadora neoliberal de la economía de puertos, que ha convertido a la nación en el mercado “natural” de la producción agrícola  y ganadera del Mercosur, arruinando una buena parte de la producción agroalimentaria construida al interior del país, dándole paso además a hechos de corrupción alimentados desde el gobierno central a través de la Política de expropiaciones irracionales, utilizadas en buena medida para combinar la demagogia populista con los negocios, es el complemento indispensable de una saludable política de salvación nacional para desarrollar ahora.

Los sucesos políticos de los últimos meses han colocado en la discusión pública, la profunda y amplísima desconfianza de la sociedad en la efectividad y competencia del gobierno, producto de su manifiesta incapacidad en la solución de los problemas económicos y sociales que afectan a los ciudadanos, cuya gravedad crece diariamente.

Jorge Rodríguez, la única conspiración que existe en Venezuela, es  del  poder del gobierno, que tanto tu como tus compañeros ejecutan sin compasión en contra de la población.