• Caracas (Venezuela)

Francisco Paz Yanastacio

Al instante

Lo que les queda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que les queda, de aquí al 6-D, es seguir mintiendo. Es lo que han hecho sistemáticamente durante dieciocho años, si incluimos la campaña electoral para las presidenciales de 1998, en las que lamentablemente y con la valiosísima ayuda de la antipolítica, embaucaron a medio país.

La diferencia es que la mentira va a tener como objetivo fundamental convencer a los venezolanos de que van a robarse las elecciones impunemente, porque con el estado de indefensión en que han colocado a esta sociedad nos venden la idea de que nada vamos a poder hacer para evitarlo. Es lo que ya están haciendo desde hace más de dos semanas, cuando los estudios de opinión les dieron la amarga noticia de que la gente ya no se traga las mentiras que repiten a diario, como excusas para tratar de explicar el espantoso desastre en que le han convertido su vida diaria. No podrán ganar las elecciones como es y, por eso, que va a ser así, nos quieren sembrar en la cabeza, echando el resto, la idea de que las van a ganar como sea. Eso es lo que les queda.

Son las consecuencias de haber adoptado como manera de mandar un sistema que es incompatible con la democracia en su sentido más básico, como lo ha demostrado la historia, basándose en un mentir inveterado, incluso cuando no es necesario. Y hay ejemplos recientes, que evidencian además que absolutamente todos los burócratas están metidos en ello, como es el caso del defensor del gobierno, para quien no era necesario decir que lo que dijo el fiscal Franklin Nieves, sobre el juicio de Leopoldo López, no existe porque no está en el expediente. Afortunadamente, el mencionado burócrata confunde el expediente con el libreto de mentiras del gobierno.

Y en el extremo en que se encuentran hoy dejar de andar ese camino o retroceder sería muy costoso, en términos electorales. Si dejan filtrar por una rendija un pequeñísimo haz de luz, sería totalmente desastroso. Por eso, aunque parezca paradójico, eso es lo que les queda. El mejor resultado electoral que tendrán el 6-D, en el que saldrán indefectiblemente derrotados, será directamente proporcional a la efectividad que tengan en seguir tapando la espantosa realidad que vivimos los venezolanos, por una parte; y, por la otra, y es quizás la que les pueda favorecer más, en la eficacia que tengan en su deseo de convencernos de que no hay manera de que suceda lo que todas las encuestas anuncian y que todos los venezolanos, incluyéndolos a ellos que también lo son, sentimos y sabemos: van a recibir una paliza monumental. Como dijo esta semana el profesor Cipriano Heredia, van a perder como nunca.

La campaña electoral se va a limitar a una guerra psicológica que tratará, con todos los recursos imaginables, de vendernos la idea de que se van a robar las elecciones, porque en los días que quedan no se puede revertir la tendencia que muestran las encuestas con acciones positivas. Como escribiera el profesor Manuel Rachadell, prologando el excelente libro La mentira como política de Estado, del ilustre profesor Allan R. Brewer-Carías, quienes gobiernan “…no pueden permitir que se conozcan los elementos que evidencian el fracaso de sus políticas en lo económico y lo social: ocultan las estadísticas; persiguen a quienes los critican, a los que acusan de incitar al odio y a la violencia y de traicionar a la patria”. Queda claro entonces que no admitirán ninguna categoría de realismo en la campaña electoral. Van a dedicarse, con exclusión de cualquier otra línea de acción, a sembrar temor, desesperanza, impotencia y todo lo que a ello se parezca, porque tienen claro que únicamente así podrán restar votos. Nunca sumar, pero sí restar muchos votos. Y eso, aunque suene repetitivo, es lo que les queda.

A la dirigencia opositora le queda más. A la Mesa de la Unidad Democrática le queda sumar y seguir sumando. Y definir una estrategia para contrarrestar los efectos del mentir sistemático que seguirá siendo el alma del accionar de quienes ostentan el poder. Lo que está haciendo la MUD debe profundizarlo, a juzgar por los resultados que semana a semana muestran las encuestas, pero tiene que atender la atipicidad de la campaña, como lo están haciendo según muestra la postura asumida frente al contrato de adhesión que en materia electoral propuso el gobierno. Y que sigan difundiendo las verdades de la ruina nacional que han sembrado a lo largo y ancho del país.

Ellos que sigan mintiendo. Tan es eso lo que les queda, que hay uno que ya ni aplaude. Razones le sobran.

Va de suyo que hablo de aquí y ahora.

 

@Francisco_Paz_Y