• Caracas (Venezuela)

Francisco Paz Yanastacio

Al instante

Hubo elecciones y las ganamos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 6-D hubo elecciones contra viento y marea. Lo dijimos: “Llueva, truene o relampaguee. A pesar de que los futuros derrotados cavilan, calculan y maquinan. De allí que sus inventos diarios hagan pensar a mucha gente que la camarilla que ostenta el poder pudiera tirar la parada de suspender las elecciones. No es una idea traída por los cabellos, pero creo que hay suficientes razones para pensar que es una idea equivocada” (http://www.el-nacional.com/autores/francisco_paz/ ¡Habrá elecciones!: 04/09/2015).

No es la satisfacción que genera –que no puedo negar que la genera– haber tenido la razón. Es la necesidad de machacar las verdades que sustentaron lo que en su momento afirmamos y de combatir actitudes que siguen coqueteando con riesgos innecesarios en el restablecimiento del Estado de Derecho, lo que nos lleva a recordar lo que en su momento dijimos.

Y es que, vale decir, también afirmamos lo siguiente: “Habrá elecciones a pesar de los saboteadores, infiltrados, quintacolumnas y demás especímenes que, en forma consciente o inconsciente, atacan el maravilloso esfuerzo unitario que hemos podido construir en la oposición, contra todos los obstáculos naturales y los contranaturales que ha sembrado la camarilla castrochavista”. Esto me hace pensar en una curul que se perdió en el estado Táchira como consecuencia de necedades vanidosas, con las que aún hay que tener cuidado y a cuyos ejecutores solo se les puede pedir que, como católicos que parecen ser, que luego del examen de conciencia, transiten el camino hasta el propósito de enmienda.

En ese mismo artículo, escribí lo que sigue: “Habrá elecciones porque saben que el costo de no hacerlas equivale a la muerte súbita. Lo han sopesado desde que empezaron a retrasar el proceso y lo siguen madurando. Lo maduran porque saben que ni con las trampitas, la constante manipulación de la geografía electoral, el amedrentamiento a los testigos, el abuso extremo de los recursos públicos para su campaña, el chantaje al funcionariado y a quienes se sirven de las misiones y todas las versiones de ventajismo que desde siempre han usado, no va a ser posible, no que ganen las elecciones, sino evitar una derrota de proporciones cataclísmicas. Aun así, el mejor camino que tienen es ir preparándose anímicamente para recoger los vidrios, porque va a haber elecciones el 6-D”. En eso están, recogiendo los vidrios, pero, por lo visto, no se prepararon muy bien.

Eso lo traigo a colación porque la victoria obtenida no puede hacernos poner a un lado el ventajismo que convirtió esa elección en un inconmensurable sacrificio para los demócratas venezolanos. Es necesario ponderar adecuadamente cuántos votos obtuvo el chavismo y cuántos dejó de obtener la MUD como consecuencia de todas las atrocidades electorales cometidas, para poder apreciar en su justa dimensión la realidad política presente. Así que, ojo con el cacareado 43% de los votos del chavismo, que claramente serían muchos menos en una contienda apegada a las reglas de la democracia. Afortunadamente, la trampa circuital, en esta oportunidad, es el factor de ponderación que atenúa el efecto perverso de esa trampa y compensa los votos escamoteados por el abuso, el chantaje y el ventajismo.

Pero no solo se trata de que hubo elecciones, sino que además las ganamos, como también lo dijimos (http://www.el-nacional.com/autores/francisco_paz/ ¡Y las vamos a ganar!: 18/09/2015). Entonces escribí: “No es por arte de magia. Advierto que las vamos a ganar, que la oposición va a triunfar; no que las ganamos ya. Hay que prepararse muy bien para que esa foto del 6-D salga mejor que la que va saliendo hoy. Esa preparación se traduce en un arduo trabajo que hay que hacer con miras a mantener el entusiasmo del electorado, sumar la mayor cantidad de voluntades posibles y para vigilar y defender la voluntad popular en las urnas. Hasta ahora, en mi opinión, la Mesa de la Unidad Democrática ha realizado el trabajo que hay que hacer. Los partidos –también es una percepción mía–, a pesar de los francotiradores no identificados, lucen engranados para enfrentar la tarea que hay que hacer en estos escasos 79 días que nos separan de las elecciones”.

Perdonen, lectores, pero la satisfacción de constatar que teníamos razón es muy grande. Solo me resta rendir honores a los partidos y voluntades reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática, por haber creído en la democracia e intimarlos a mantenerse unidos en la formidable tarea de reconstrucción nacional que apenas comienza. Y felicitarlos, y felicitarnos a todos los venezolanos, porque hubo elecciones y las ganamos. Las ganamos todos.

Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.

 

@Francisco_Paz_Y