• Caracas (Venezuela)

Francisco Paz Yanastacio

Al instante

Mediadores mediatizados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Quienes ostentan el poder van contando los días de gobierno que les queda, con la trampa por delante. No hay una iniciativa que impulsen que no parta de una mentira, porque no hay justificación lógica alguna para el propósito ruin que es su norte. Ellos solo quieren mantenerse, como sea, en el poder.

Hoy se lanzan por la vía de impulsar un diálogo que no quieren que sea tal. Y proponen unos mediadores, para ese diálogo que no quieren que se dé, que están más allá que de acá. Y es que más allá del pasado de los personajes, que claramente compromete la posibilidad de hacer insospechable la imparcialidad de cada uno de ellos, su sola aceptación por parte del gobierno los coloca como impresentables frente a la mayoría del país. Y ya se han encargado de mostrar que no pueden con el encargo.

Así como escogieron a los mediadores, la camarilla que manda pero desgobierna ha poblado los poderes públicos con personajes cuya principal virtud es la sumisión al régimen, en contra de la independencia y la autonomía con las que deben conducirse todos esos órganos. Es lo mismo que pretendieron hacer cuando votaron a Almagro para secretario general de la OEA, pensando que se iba a someter a los designios inconfesables de la agenda de destrucción y hambre que guía a quienes gobiernan a Venezuela.

La propuesta de diálogo, que ha estado en orden desde que se instauró el castrochavismo en Venezuela tiene que mantenerse. No puede permitirse, sin embargo, que se manipule cualquier iniciativa de este tipo pretendiendo que se le utilice para conculcar derechos que están en la Constitución, como es el caso del referéndum revocatorio; ni que se impongan los facilitadores ni el escenario, ni tampoco que se pretenda escoger desde el lado del revocable a quienes van a representar a la oposición en ese diálogo. Otra cosa sería una burla frente a la tragedia que vivimos los venezolanos. Y como una burla la estamos percibiendo.

En ese contexto, la iniciativa que ha impulsado el Secretario General de la OEA, en ejercicio de las facultades que le atribuye la Carta Democrática Interamericana, ha incrementado su valor aceleradamente. Gracias a ella aumentarán las posibilidades de generar las condiciones para desarrollar un diálogo que sea verdaderamente tal. La infame venta de la iniciativa de Almagro, que hace la camarilla que manda como una acción intervencionista, deriva de la convicción que tienen de la capacidad de los mecanismos que se pueden echar a andar por parte de la OEA, para que asuman un diálogo serio de una vez por todas. Por supuesto, eso no es lo que quieren.

Porque ellos lo que quieren es que cualquier mediador, facilitador o árbitro que deba designarse, se haga como ellos designaron, entre gallos y medianoche, a sedicentes magistrados, rectores, contralores y defensores, que no son tales. ¿O es que un magistrado que sea tal sería capaz de comportarse como se comportan quienes fueron inconstitucionalmente designados en diciembre?

O es que, por ejemplo, a alguien le queda alguna duda de que las señoras que mandan en el CNE están dedicadas exclusivamente a impedir que nos contemos, no digo con el revocatorio, sino con cualquier otra cuenta. Hoy es claro ya que no solo están pensando en evitar el revocatorio, sino que ni siquiera quieren que el pueblo venezolano salga a rubricar la única solicitud por la que deberíamos firmar, según la Constitución, que es la de 20% de los votantes. Saben que con esa recolección de firmas se corre el riesgo de que el resultado del revocatorio mismo se adelante y se recojan más de 8 millones de firmas. Eso es todo. Por eso están tan creativas inventando planillas de arrepentimiento, para quienes supuestamente firmaron sin querer.  

Mediadores de verdad, no mandaderos del castrismo, serían muy útiles en medio de esta gravísima crisis que vivimos los venezolanos. Candidatos sobran y la OEA es el escenario natural para que, evaluada objetivamente la situación exhaustivamente descrita en el informe presentado por el secretario general Almagro como fundamento de su convocatoria al Consejo Permanente a hacerlo, se comience a construir un camino hacia un proceso de diálogo libre de sospechas, con la ayuda de facilitadores que no hayan salido de la manga de un colaborador indisimulado de los padres de la ruina venezolana. Un diálogo que ayude a quienes destruyeron a Venezuela que solo podrían sobrevivir políticamente si asumen las vías democráticas para exorcizar el terror que le tienen a dejar el poder por la vía del voto.

Y el revocatorio es la vía democrática, pacífica, constitucional y electoral para hacerlo. Y el pueblo venezolano lo va a hacer. Así que Zapatero a sus zapatos.

Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.