• Caracas (Venezuela)

Francisco Paz

Al instante

Francisco Paz

El triunfo de la política

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada día que pasa surgen nuevos signos de que la política se reconstituye como dinámica esencial para procesar los temas de mayor importancia en la agenda nacional. La compleja problemática que enfrenta el venezolano de hoy, que debe ser medida en términos de supervivencia, ha tenido respuesta por parte de la dirección política de los partidos agrupados en la MUD, que han venido recuperando su papel de canales de expresión del sentir ciudadano frente a los problemas que día a día le aquejan. No me queda la menor duda de que esa dinámica va a continuar hasta producir el necesario cambio político por el que clama la gente.

Uno de esos signos de los que hablo es el uso de la represión desmedida por parte del gobierno. La deleznable decisión de reglamentar el uso de armas de fuego por integrantes de la Fuerza Armada en manifestaciones públicas, con la bendición del defensor del pueblo, dice mucho más que el lamentable plagio que es de la correspondiente reglamentación que ya se había hecho para el ámbito policial. Hoy ya el saldo es nefasto, pero es claro que el gobierno ha prendido los motores de amedrentamiento para tratar de acallar la protesta legítima de la ciudadanía, por el sinnúmero de problemas que la grosera ineptitud y la corrupción han legado a la sociedad.

Han llegado al extremo inaudito de querer intimidar a aquel que ose blandir la legalidad para oponerse a los desmanes que ejecutan todo los días, conculcando los derechos de los ciudadanos. Es claro que quien atropella de esta forma, es porque sufre de una fobia por la legalidad y es alérgico al derecho, pero intimidar con la detención de abogados para tratar de que los profesionales del derecho se abstengan de cumplir su papel de sostener y defender los derechos e intereses de sus clientes es una aberración digna de una mente torcida. Vaya mi solidaridad para con mi apreciado colega Tadeo Arrieche, abogado brillante y valiente, hoy encarcelado por ejercer su profesión. Muchos estamos contigo.

La espiral de mentiras, entre las que no dudo en contar el supuesto golpe, es otro signo. Ese golpe, de tracto sucesivo, que pretende convertirse en una continuación de la ya desgastada novela del 11 de abril de 2002, me parece que va a continuar presente en la propaganda gobiernera, mientras no cese el desastre económico que mantienen con la brutal devaluación a que nos han sometido, la monstruosa inflación que está por venir y el criminal desabastecimiento. Y lamentablemente no es con golpes de mentirijillas que va a cesar ese desastre, sino gobernando seriamente. A eso le tienen miedo, porque tomar decisiones tiene costo. Han decidido que echar cuentos es mejor, y no tiene costo.

Sin duda, y sin que por ello le reste importancia a los demás signos, el de mayor contundencia es el fortalecimiento que han venido mostrando los partidos políticos en los últimos años. La sensatez de la que han hecho gala con las decisiones alcanzadas en el seno de la MUD con respecto a las elecciones parlamentarias que se efectuarán este año es un indicador de que, quienes adherimos a la propuesta de restablecimiento de la soberanía y del Estado de Derecho, estamos siendo guiados por el camino correcto. La construcción de consensos en los lugares en los que ha sido posible y la selección del método de primarias en aquellos circuitos donde no fue posible el consenso es una formidable señal de que la política está viva. Cabría esperar que la conciencia colectiva y las direcciones partidistas orienten sus preferencias a seleccionar candidatos que muestren su clara intención de impulsar el cambio político que la gente clama. Por eso celebro la noticia de la postulación de Henry Ramos Allup para un seguro retorno a la actividad parlamentaria que tan brillantemente ha ejercido. Pero, asimismo, espero que no se repitan los episodios de infiltración y saltimbanquerismo que vivimos en 2010, cuando varios tránsfugas se colaron en las filas de la oposición. Y, de ñapa, que no entren muchos habladores de paja. Con los pocos del otro bando que resultarán elegidos será más que suficiente.

Todos dicen que la oposición obtendrá una victoria contundente en las elecciones parlamentarias. Lo dice la calle, lo van reflejando los números y lo grita la espiral de mentiras en la que ha caído el gobierno. Ese triunfo va a costar un enorme esfuerzo, porque el gobierno va a jugar duro. Ese triunfo será, sin embargo, el inicio del proceso que permitirá, a la postre e indefectiblemente, el desalojo paulatino y civilizado del totalitarismo personalista que ha ahogado a las instituciones democráticas. Los ciudadanos con el voto, comenzaremos por expulsar al fascismo que paraliza al Estado, desde la Asamblea Nacional, para desde allí encaminarnos como sociedad, guiados por la Constitución, a repoblar con civilidad y pluralismo, los espacios en que la institucionalidad democrática ha sido anulada por la camarilla que gobierna con el único fin de permanecer en el poder, cueste lo que cueste. Con el cambio vendrá el triunfo, pero de ese triunfo surgirán los desafíos que trae consigo la reconstrucción nacional.

Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.