• Caracas (Venezuela)

Francisco Paz

Al instante

¡Habrá elecciones!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 6-D habrá elecciones contra viento y marea. Llueva, truene o relampaguee. A pesar de que los futuros derrotados cavilan, calculan y maquinan. De allí que sus inventos diarios hagan pensar a mucha gente que la camarilla que ostenta el poder pudiera tirar la parada de suspender las elecciones. No es una idea traída por los cabellos, pero creo que hay suficientes razones para pensar que es una idea equivocada.

A pesar de la propaganda que trata de tapar la catástrofe humanitaria que vivimos en Venezuela –no solo los colombianos que viven en la frontera que están sufriendo horrendos atropellos de clara marca nazi, sino el resto de los habitantes del país– y que les es imposible seguir tapando, habrá elecciones. No pongo en duda que en la permanencia en el poder de quienes lo ostentan ha jugado un papel primordial el formidable aparato propagandístico que han conformado, junto al silenciamiento progresivo de los medios independientes a través de la represión, la censura y la autocensura. Los productos de ese aparato venían cogiendo vuelo rápidamente, incluso más allá del corral de los incautos, independientemente del porcentaje de veracidad con que se mezclen que, por demás, normalmente es nulo. Miles de ejemplos pueden citarse, porque la máquina de producir mentiras es la única industria del régimen que funciona.

Hoy, según revelan los números, algo pasa. Algo no funciona bien, porque el efecto del embuste diario se diluye de inmediato. Creo, desde mi punto de observación particular, que la máquina se les fundió cuando pretendieron hacer creer que el hoy finado no tenía nada y que llegó caminando al hospital militar. Por eso, por ejemplo, la guerra económica no da para más, porque la base chavista perdió toda credibilidad en la propaganda. Como siempre, la verdad surge incontenible. Por eso, contra la mentira y a pesar de ella, habrá elecciones el 6-D. 

A pesar del terror, tendremos elecciones. Ni las deportaciones ni las OLP que violan los derechos humanos a propios y extraños podrán servir como excusa para impedir que el pueblo exprese su sentir el 6-D. Todo lo contrario. Tales conductas, que revelan la verdadera esencia de la cúpula que reina en Venezuela, son un acicate a los clamores de un cambio que es indetenible y que los llevará a rendir cuentas por la ruina en que se encuentra el país. Es comprensible que ante la inutilidad del aparato propagandístico estén convencidos de que la represión es la única herramienta disponible. Si quieren oír, les podemos dar una ayudadita: a menos que no quieran sacar ni un solo diputado, dejen la represión contra el pueblo, porque el 6-D va a haber elecciones contra la represión y a pesar de ella.

Habrá elecciones a pesar de los saboteadores, infiltrados, quintacolumnas y demás especímenes que, en forma consciente o inconsciente, atacan el maravilloso esfuerzo unitario que hemos podido construir en la oposición, contra todos los obstáculos naturales y los contranaturales que ha sembrado la camarilla castrochavista. 

Habrá elecciones porque saben que el costo de no hacerlas equivale a la muerte súbita. Lo han sopesado desde que empezaron a retrasar el proceso y lo siguen madurando. Lo maduran porque saben que ni con las trampitas, la constante manipulación de la geografía electoral, el amedrentamiento a los testigos, el abuso extremo de los recursos públicos para su campaña, el chantaje al funcionariado y a quienes se sirven de las misiones y todas las versiones de ventajismo que desde siempre han usado, no va a ser posible, no que ganen las elecciones, sino evitar una derrota de proporciones cataclísmicas. Aun así, el mejor camino que tienen es ir preparándose anímicamente para recoger los vidrios, porque va a haber elecciones el 6-D.

De los bienes intangibles que ha conquistado la sociedad venezolana, el más sólido aún, blanco como ha sido de los más feroces ataques desde que la ven como el camino a la rendición de cuentas definitiva, es la conciencia democrática. Habrá elecciones porque no hay manera, a estas alturas, de zafarse de la obligación de escuchar lo que tiene que decir la nación el 6-D. Con la “D” que se escribe democracia, tendremos elecciones el 6-D. Contra la mentira, contra el terror, contra la represión, habrá elecciones.

Entiendo que por la “D”, además de deportación o demolición, les suene mucho a quienes gobiernan la palabra derrota, porque júrenlo: ¡habrá elecciones!

Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.

@Francisco_Paz_Y