• Caracas (Venezuela)

Francisco Layrisse

Al instante

Misión gasolina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A lo largo de estos diecisiete años, el régimen chavista ha instrumentado numerosos programas destinados a beneficiar distintos sectores de la población venezolana, iniciando los mismos con el plan Bolívar cuando la fuerza armada desempeñó un papel protagónico en la distribución de alimentos. Muy pronto y previo al referéndum revocatorio de 2004 el gobierno empezó a motorizar una serie de planes sociales.

Al momento de implementar esos programas, el gobierno se encontró con la casi imposibilidad de ejecutar los mismos vía la administración centralizada, por lo que ante la necesidad de paliar los déficits en las diversas áreas de la sociedad y de enfrentar exitosamente un referéndum revocatorio que para ese momento le era desfavorable, decidió en primer término instrumentar estos programas sociales en una estructura paralela, bajo una novedosa figura de misiones específicas, y en segundo término demorar la realización de dicho referéndum al máximo posible con el objeto de que dichos programas tuviesen el tiempo de madurar y convertir el referéndum revocatorio en positivo para el gobierno.

Se crearon innumerables misiones, las más importantes y de mayor efectividad lo fueron en el área de salud, educación, empleo, alimentación, vivienda, recreación solo para mencionar las más importantes. Todas esas misiones estaban destinadas a beneficiar los sectores sociales más débiles, las clases más populares. De igual manera se crearon misiones no explícitas para beneficiar ya no a los sectores populares sino a los sectores de clase media, el más importante y quizás el único para esa clase media fue el acceso a la compra de dólares controlados en cantidades y tasas que por varios años morigeraron las demandas de esa clase.

Hoy día prácticamente todas las misiones han desaparecido, al igual que lo ha venido haciendo la clase media venezolana convirtiéndose una buena parte de ella en clase pobre, pero ha sobrevivido una de las misiones no declaradas en estos años de los gobiernos chavistas. La misión gasolina ha sobrevivido y la misma se ha convertido en la más importante  de todas las misiones.

El Ejecutivo, que ya eliminó la misión dólares preferenciales para la clase media, se apresta a eliminar la misión gasolina para la clase media y las clases populares. La gasolina que consumen los aviones de la clase rica está a precios internacionales desde hace mucho tiempo.

Parece profundamente injusto eliminar la misión gasolina para los venezolanos cuando se tiene una misión similar para el régimen cubano e igualmente para una serie de países, beneficiando a sus habitantes antes de los venezolanos. El gobierno crea más ministerios, más burocracia y pretende cubrir una buena parte de esos gastos eliminando la misión gasolina.

Lo justo con los venezolanos es empezar por eliminar las misiones gasolinas en el extranjero, reducir la burocracia oficial, reducir los gastos del gobierno antes de golpear más a los venezolanos.

Esto no es un tema de racionalidad económica es un tema de justicia, todos podemos entender las dificultades que enfrenta Pdvsa vendiendo gasolina muy por debajo de sus costo real, pero no es comprensible ni justo la regaladera internacional a costa de los venezolanos.