• Caracas (Venezuela)

Fernando Travieso y Magaly Irady

Al instante

La naturaleza como modelo de vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sabiduría contenida en la creación de los seres vivos ha sido desde siempre un atractivo y enigmático modelo para el hombre. Una de las muestras más conocidas de ello fue el interés de Leonardo Da Vinci por estudiar las proporciones del cuerpo humano, expresado de forma inmortal en su dibujo del Hombre de Vitruvio –considerado a menudo como símbolo de la simetría básica del cuerpo humano y, por extensión, del universo en su conjunto–, el cual se basó en los textos de Vitruvio, arquitecto, ingeniero, escritor y tratadista romano del siglo I a. C., de quien tomó su nombre el famoso gráfico.

En el tiempo transcurrido desde entonces, el deseo de imitar a la naturaleza no ha dejado de estar presente en la mente de grandes arquitectos, entre quienes vale mencionar a nuestros contemporáneos Antonio Gaudí (España 1852-1926) y Frank Lloyd Wright (Estados Unidos 1867-1959), por solo citar dos de los más conocidos. No obstante, desde la década de los noventa del siglo pasado, con la publicación del libro Biomimética: Innovación Inspirada por la naturaleza (1997), de la prestigiosa y reconocida bióloga estadounidense Janine Benyus, se inaugura un nuevo campo del conocimiento sustentado en la tesis, desarrollada en el libro, de que los seres humanos deberíamos emular conscientemente el genio de la naturaleza en nuestros diseños, con la finalidad de preservar el equilibrio natural del mundo en que vivimos mediante la coexistencia entre el hombre y su medio ambiente.

Se trata de la biomimética (de bios, vida, y mimesis, imitar), un antiguo concepto retomado por el pensamiento científico actual y transformado en un método para observar y analizar la naturaleza, sus modelos, sistemas, procesos y elementos naturales, por medio del cual los diseñadores e ingenieros buscan soluciones prácticas y sostenibles a los problemas humanos mediante la emulación de patrones y estrategias probadas por la naturaleza a través del tiempo. La noción que subyace es que las soluciones de la naturaleza, luego de 3.800 millones de años de evolución, son siempre innovadoras y eficientes, además de funcionar dentro de un balance perfecto con el ambiente.

Esa novedosa mirada a la naturaleza, donde existen según la doctora Benyus, “más de 30 millones de soluciones bien adaptadas”, cuya disponibilidad solo depende de cambiarnos “los lentes con los que vemos el mundo”, ha permitido la identificación de muchos ejemplos a reproducir. Con respecto a ello, vale la pena resaltar lo que afirma Janine Benyus: “El primer nivel es imitar la forma natural. Pero se puede acceder a un segundo nivel que es cuando se imita el proceso natural. Y un tercero, copiando el funcionamiento de los ecosistemas”.

Numerosos también son los ejemplos de las soluciones encontradas con esa eficiente y sostenible manera de construir cosas, aunque nos limitaremos a señalar apenas uno cuya complejidad es digna de ser comentada. Se trata del Eastgate Centre de Harare, Zimbabue, un complejo de oficinas que se mantiene frío sin aire acondicionado, utilizando apenas 10% de la energía de un edificio convencional de su tamaño, lo que permitió a sus propietarios un ahorro de 3,5 millones de dólares en gasto energético en sus primeros 5 años de existencia. Esta solución procede del aprendizaje y emulación de la habilidad de las termitas para mantener constante la temperatura y humedad de sus termiteros, en el África Subsahariana, donde la temperatura exterior puede variar desde 3° C hasta 42° C. Fue diseñado por Michael Pearce, arquitecto originario de Zimbabue, a partir de las investigaciones que lleva adelante el grupo del Proyecto TERMES (Termite Emulation of Regulatory Mound Environments by Simulation) de la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido, quienes escanearon un termitero y crearon una imagen 3-D de su estructura, la cual reveló mecanismos de construcción susceptibles de ser utilizados en el diseño de edificios humanos.  

Una nueva forma de relación con la naturaleza que la transforma en modelo para una vida sostenible; justo lo que requiere el planeta.