• Caracas (Venezuela)

Fernando Travieso y Magaly Irady

Al instante

México: de la maquila al Tequila Valley

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

México es considerado por Goldman Sachs como candidato a convertirse en la quinta economía del mundo en 2050. A pesar de su dañada imagen actual, el país de habla hispana más poblado del mundo tiene grandes y modernos puertos en los océanos Atlántico y Pacífico, abundantes recursos naturales, un creciente sector industrial, estrechas relaciones de negocio con Estados Unidos y un fácil acceso a la creciente población hispana de ese país, la cual tiene un poder de compra que llegará pronto a 1,5 millardos de dólares.

En el proceso de construir una economía desarrollada, México está sin duda avanzando más allá de las maquiladoras y los puertos libres, y empieza a incluir los necesarios componentes de tecnología e innovación con el resultado de que, en apenas pocos años, se ha venido gestando uno de los más dinámicos desarrollos de empresas tecnológicas tipo startups de América Latina.

En efecto, en el año 2006, en el marco del Acuerdo de Libre Comercio de Norte América (NAFTA) se seleccionó a 50 personas para una gira a Silicon Valley, donde podrían vivenciar en su lugar de nacimiento los principios y funcionamiento del emprendedurismo tipo startup. A partir de ese temprano intercambio comenzó en México una década de crecimiento acelerado de estos desarrollos, el cual se consolidó con la aparición en 2008 del movimiento Tequila Valley, asociado a la creación del Mexican.VC, un fondo de capital de riesgo para enfrentar los problemas relativos a la falta de financiamiento para estas empresas, donde la velocidad de las acciones es fundamental. Mexican.VC se unió en 2012 con 500 Startups -un fondo de inversión con interés en los mercados emergentes-, convirtiéndose en la base de sustento de las startups mexicanas.

Ciudad de México, con más de 22 millones de habitantes, es una de las ciudades más grandes del mundo, un centro financiero global, una meca cultural cosmopolita y una importante capital política; es también el punto focal del emprendedurismo y de la innovación en México. Para César Salazar -cofundador y líder del Mexican.VC, quien pasó en 2012 a ser el sexto miembro del grupo de inversiones 500 Startups-, el predominio de la ciudad va más allá del territorio mexicano, ya que es por mucho el centro más activo y de más rápido crecimiento del mundo de habla hispana, donde se concentra la mayor parte de las más de 100 startups que han surgido en los últimos cuatro años en México. De hecho, ese gran conglomerado urbano se ha distinguido por su capacidad de atraer prominentes fuentes de capital y de producir compañías exitosas, entre las cuales destacan Conekta, para pagos on line, Aventones para cooperación en el transporte urbano y Kichink como plataforma de comercio on line; todas ellas exitosas en la escena internacional.

Monterrey y Guadalajara son otras dos ciudades donde crece rápidamente la localización de novedosas startup. En Monterrey han sido clave la existencia del Instituto Tecnológico de Monterrey, una de las principales universidades de América Latina, y sin duda su proximidad con Estados Unidos. Guadalajara, por su parte, se desarrolla como el centro más especializado de startups tecnológicas de México, con una alta capacidad para atraer a técnicos de alto nivel, debido entre otras cosas al apoyo gubernamental para la construcción de la Ciudad Creativa Digital, con laboratorios de investigación y otros espacios equipados para prestar servicios especializados.

México, por supuesto, no deja de tener problemas y esos invariablemente afectan el desarrollo de las startup: con frecuencia la corrupción y la indiferencia están presentes, muchos inversionistas siguen siendo timoratos y tradicionalistas en lo que a toma de riesgos se refiere, y algunos se quejan de que el gobierno los desalienta cuando realiza grandes inversiones que desplazan al capital privado en áreas que les compete.

Sin embargo, aunque no se nota porque las noticias negativas proliferan, las cosas están cambiando y el salto desde las industrias tradicionales hacia las startups es cada vez mayor, lo que significa que los innovadores ingenieros de hoy serán los exitosos empresarios de mañana.