• Caracas (Venezuela)

Fernando Travieso y Magaly Irady

Al instante

Colombia apuesta por el futuro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


 


 

La idea de que Colombia se convertiría en uno de los principales centros emergentes del mundo en el desarrollo de una industria dinámica habría sido descartada por cualquier observador imparcial hace muy pocos años. Sin embargo, hoy en día, Colombia posee uno de los ecosistemas de startups inteligentes más avanzados de América Latina, con un alto potencial listo para ser desarrollado.

Para el 2018, el gobierno aspira a tener 63% del país dotado de banda ancha y, según cifras de la revista GSMA Mobile Economy, cuyo número de 2013 fue dedicado a Latinoamérica, existen casi 44 millones de conexiones móviles y cerca de 25 millones de usuarios en esa nación de 47 millones de habitantes, el tercero más poblado de América Latina. Estas cifras, más otras de la misma fuente, han captado el interés de los inversionistas de riesgo lo que, sumado a la reconocida inclinación de su gente por el emprendimiento y la innovación, podrían sentar las bases para que las aspiraciones de Colombia en el campo del desarrollo tecnológico se hagan realidad.

Tal vez el germen de esta historia haya que ubicarlo en la campaña mediática que el gobierno colombiano implementó hace alrededor de una década para cambiar la imagen negativa que el país tuvo durante buena parte del siglo pasado. Eso, y una serie de incentivos tributarios y programas de entrenamiento profesional que se pusieron en marcha, comenzaron a atraer y a generar servicios en tecnologías de información y comunicación, cuya rápida expansión ha permitido que una industria valorada hoy en 6, 8 millardos de dólares eche raíces en el país y exhiba más de 1.800 compañías dedicadas al desarrollo de softwares y servicios de tecnologías inteligentes.

Con esto en mente, el gobierno ha venido impulsando una serie de acciones para suplir la escasez de capital de riesgo en Colombia, principal techo para el crecimiento de las startups. Por ejemplo, iNNpulsa, fundada para apoyar y promover innovaciones tecnológicas y de alto riesgo, otorgó 3 préstamos hasta de 800.000 dólares, en 2013, a grupos de inversionistas para establecer operaciones, y Apps.co, otra iniciativa gubernamental, había otorgado para finales del 2014 casi 33 millones de dólares para financiar asociaciones con las universidades y los llamados programas aceleradores.

Actualmente existen en el país 38 fondos de capital de riesgo o capitales semilla y, además, desde el sector privado han surgido otras interesantes iniciativas. En 2010 nació HubBOG, un proyecto de emprendedores para emprendedores que busca agregar valor a las startups colombianas, el cual en muy poco tiempo ha consolidado una comunidad de emprendimiento y el primer “Campus de startups” de Colombia, ubicado en el norte de Bogotá, por el que han pasado más de 80 empresas nacionales e internacionales. Ofrece membrecías que, como en un club, brindan acceso mensual a emprendedores y agregan valor en aceleración, networking, asesoría del más alto nivel, academia especializada para emprendedores y presentaciones con inversionistas. Este grupo, que desde 2013 tiene un programa para llevar a emprendedores de las empresas colombianas a hacer pasantías a Silicon Valley con el objeto de acelerar su proceso de consolidación, tiene entre sus planes expandirse en los próximos años a 14 ciudades latinoamericanas, con el fin de construir un ecosistema latinoamericano de emprendimiento.

También desde 2013 se ha venido celebrando el “Colombia Startup”, un encuentro anual que pone en contacto a los emprendedores colombianos no solo con inversionistas nacionales e internacionales, sino con posibles clientes y aliados. Tanto en su primera como en su segunda edición reunió a cerca de 1.500 asistentes y para el encuentro 2015, a celebrarse en septiembre próximo, han invitado a inversionistas de Chile, México, Argentina, Brasil, Inglaterra e Israel.

Evidentemente, Colombia tiene todavía mucho trabajo por hacer para ser considerado un miembro importante de la vanguardia económica mundial, pero ha dado ya el primer paso del camino que puede conducirla hasta allá. No por casualidad el Foro Económico Mundial de Davos, de este año, la catalogó como “uno de los países más emprendedores del mundo”, mientras Facebook y Google no han dudado en establecerse en ese prometedor país.