• Caracas (Venezuela)

Fernando Travieso y Magaly Irady

Al instante

China: líder mundial en energías solar y eólica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


La escala de los logros actuales de China en energías limpias es digna de admiración: su capacidad instalada en energía solar creció 15 GW en 2015 –superando a Alemania como líder mundial– lo que le permite disponer ahora de algo más de 43 GW de energía proveniente del sol, mientras Alemania alcanza nada más 38 GW. Adicionalmente, también el año pasado alcanzó el récord mundial de generación eólica con una producción total de 145 GW, cifra que sobrepasa los 142 GW correspondientes a la potencia eólica instalada en toda Europa y los 75 GW de Estados Unidos.

El objetivo declarado de China para añadir esas enormes cantidades de capacidad solar y eólica es el deseo de alcanzar sus metas de reducción de gases de efecto invernadero acordadas en el Acuerdo Climático de París. Pero esa no es toda la historia: los líderes chinos están desesperados por reducir la contaminación del aire generada por el carbón que hace que la atmósfera en ciudades como Shanghái y Pekín sea virtualmente irrespirable, al punto de que cerca de 1,2 millones de personas murieron prematuramente a consecuencia de la contaminación del aire en 2010. Por ello han cerrado numerosas plantas de carbón y se han propuesto la construcción de grandes proyectos de energías limpias.

Con respecto a la solar, las proyecciones divulgadas recientemente por la Administración Nacional de Energía de China –basadas en el Treceavo Plan Quinquenal– muestran que la generación de esa energía continuará su tendencia de crecimiento a fin de ampliar la capacidad instalada del país a más de 140 GW en 2020, lo que significa que se añadirán entre 15 y 20 GW cada año por los próximos 5 años. Para poner la cifra en contexto vale señalar que la capacidad solar mundial superó los 220 GW el año pasado y se espera que alcance los 320 GW para finales de 2016. Por supuesto, China es también el mayor emisor de CO2 del mundo debido a que utiliza más carbón que cualquier otro país, por lo que su capacidad solar es tan solo una pequeña fracción de su consumo total de energía.

A diferencia de países como Estados Unidos o Alemania, China no instala sus paneles solares en techos de edificios; su producción se sustenta mayoritariamente en la creación de campos gigantes, generalmente en regiones aisladas, como la del desierto de Gobi, donde los paneles se montan sobre el suelo. Muestra de ello es que casi 24 de los 28 GW de paneles solares que estaban conectados a la red del país a finales de 2014, provenían de ese tipo de campos, los cuales para producir 1 GW de energía ocupan el mismo espacio que una planta nuclear o de gas natural. Por ejemplo, el parque de Gao Tai, en el desierto de Gobi, cubrirá un área de 319 kilómetros cuadrados cuando esté totalmente construido, lo que significa 3 veces la superficie de París; en esa zona, donde antes solo había piedras y viento, se están instalando hoy en día unos 80.000 paneles fotovoltaicos por kilómetro cuadrado, lo que la convertirá en un verdadero emporio productivo.

Por su parte, el crecimiento de la potencia eólica instalada en China el año pasado fue de 22%, mientras que a escala global el crecimiento fue de 17%; para tener una idea de la magnitud de ese crecimiento vale señalar que en el año 2015 China generó más energía eólica que España en sus 25 años produciendo dicha energía (23 GW). En efecto, ese año se pusieron en marcha centrales o parques eólicos con una potencia instalada de 30,5 GW, lo que representa casi la mitad de los 63 GW de nueva potencia eólica que se instaló en todo el mundo el año pasado. Un comunicado del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (Pnuma) y su socio Climate Action indicó que la Administración Nacional de Energía China logró que la capacidad de energía eólica aumentara el año pasado 60% más que en 2014.

Al parecer hay una cosa que está clara, el gigante chino no tiene otra opción que cambiarse a energías limpias, para lo cual el gobierno planea invertir 275.000 millones de dólares hasta 2017 en la lucha contra la contaminación. Para ello se propone aumentar el porcentaje de energías limpias del 11% actual a 15% para 2020, y 20% para 2030. Una meta ambiciosa que, en opinión de muchos ambientalistas, la convertiría en un modelo en la lucha contra el calentamiento global y en líder mundial en producción de energías renovables.