• Caracas (Venezuela)

Fernando Ochoa Antich

Al instante

Fernando Ochoa Antich

Una desacertada política exterior

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La normalización de las relaciones diplomáticas entre los Estados  Unidos y Cuba es un hecho  histórico realmente  trascendente.  Tratar de valorar, en este momento, lo que está ocurriendo es un poco aventurado. Se requeriría tener una mayor información. Es aún más difícil determinar el impacto que esta medida puede tener en los Estados Unidos, en Cuba, y en Venezuela.  De todas maneras, es muy importante observar las jugadas diplomáticas que se están desarrollando. Todas  tienen algún objetivo bien definido. Un aspecto que me ha impresionado particularmente es el desaire que acaban de sufrir Nicolás Maduro y Venezuela. No es posible, que en el momento en que se está cerrando una negociación de esa importancia, nuestro gobierno, supuestamente el principal aliado de Cuba,  desconozca lo que va a ocurrir, hasta un punto de tal gravedad que lo conduce a enfrentar, unos días antes, a los Estados Unidos en una posición inexplicable. En definitiva, una desacertada política exterior. 

Lo primero a evaluar es el momento en que Barack Obama decide cerrar la negociación con Cuba. El Partido Republicano obtuvo un arrollador triunfo electoral en las últimas elecciones legislativas consolidando una indiscutible mayoría en el Senado y un control más discreto en la Cámara de Representantes. También triunfó en un número importante de gobernaciones, tradicionalmente demócratas. Esta realidad  muestra a un presidente muy debilitado en la opinión pública. Los reclamos de muchos de sus partidarios, recordando sus ofrecimientos electorales, son permanentes. A mi criterio, esta medida, como otras que van a ser aprobadas por el presidente Obama, indican que está decidido a pasar a la ofensiva. Es la única manera que tiene para tratar de recuperar la fortaleza del partido demócrata antes de las elecciones presidenciales. En caso de no acertar en las medidas que tome la posibilidad de una derrota se transformará en una realidad.

No creo que esta nueva situación conducirá a Cuba  a  una transición hacia  la democracia. Tengo la experiencia de haber conversado con Fidel Castro, como canciller de Venezuela, por varias horas, para tratar de convencerlo de que buscara  conducir una apertura democrática ante la inmensa crisis económica que enfrentaba Cuba después de la suspensión del subsidio soviético. Los países europeos, fundamentalmente España, y Venezuela le garantizaban plena seguridad personal si impulsaba una transición política. Su respuesta fue terminante: “No, la situación de Cuba no es la que ustedes perciben. He seguido con mucho interés el proceso de la Perestroika y del Glasnost en la Unión Soviética. Fíjese en el fracaso de Gorbachov. Me gusta más le experiencia china. Han logrado un gran éxito económico sin comprometer la estabilidad del régimen comunista. Definitivamente, Den Xiaoping tiene un mayor sentido político”…Ese será el camino de los Castro…

Mi respuesta a Fidel Castro fue muy clara: “Tratar de comparar el proceso chino con el cubano es un absurdo. China está ubicada en el Asia, fuera de la órbita de influencia norteamericana. Cuba a 90 kilómetros de Estados Unidos. Esta realidad geopolítica obliga a tomar medidas distintas”… La única verdad, es que la experiencia cubana ha sido un doloroso fracaso. Venezuela no es Cuba. Ojalá que Nicolás Maduro y los más importantes dirigentes del PSUV lo pudieran entender. Intentar  conducir a Venezuela por ese camino es un suicidio político. Las consecuencias serían impredecibles. Al contrario, en la América Latina hay excelentes ejemplos de gobiernos exitosos  de izquierda moderada. Eso sí, para lograr establecer ese tipo de gobierno es necesario alcanzar un verdadero Estado de Derecho, con absoluta independencia de los poderes públicos y una segura alternancia republicana. Esa es la razón de la estabilidad política de Chile y Uruguay.

 Si Nicolás Maduro y el PSUV cesan en su empeño de influir a su favor en la selección de magistrados, rectores y funcionarios para los poderes públicos se podría lograr que estos poderes  pudieran ser una real garantía para todos los ciudadanos. De esta manera, Venezuela se transformaría en un verdadero Estado de Derecho, consolidándose un sistema  político pluralista y alternativo. Lo que ocurrió entre Estados Unidos y Cuba debe interpretarse como un signo de los nuevos tiempos. Aprovechen, liberen a los presos políticos y orienten el actual gobierno por otros caminos. Un régimen totalitario sólo crea atraso y miseria. Un buen ejemplo es el PRI mexicano. Entendió que la dictadura perfecta, como se le llamaba, debía evolucionar hacia un verdadero régimen pluralista. Ernesto Zedillo impulsó unas reformas en el poder electoral que condujeron al PRI a la derrota. Pasado unos años, ganó unas elecciones democráticas y actualmente uno de sus miembros es presidente de México.

fochoaantich@gmail.com

@FOchoaAntich