• Caracas (Venezuela)

Fernando Ochoa Antich

Al instante

La Guerra Fría terminó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nicolás Maduro comete un craso error de apreciación al no valorar, en su exacta dimensión, las circunstancias en que se produce el reciente decreto del presidente Obama relacionado con Venezuela. Creer que es la esperada oportunidad para fortalecer su decaída popularidad, convocando a la unidad de los venezolanos y de los latinoamericanos, es no percibir los riesgos existentes. En mi anterior artículo resalté la incongruencia existente entre el encabezamiento del decreto y las sanciones impuestas a siete funcionarios venezolanos. Llegué a pensar  que era una formalidad legal que buscaba superar el escollo de la mayoría republicana en el Congreso estadounidense. Lamentablemente, estaba equivocado. Señalar que “Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior de Estados Unidos” no obedece a una mera formalidad. Deben de existir causas profundas que lo originan. No es un acto de soberbia imperial. Esa no ha sido la conducta de Barack Obama. Además, esa medida interrumpe y complica, aunque en menor grado, la apertura hacia Cuba.

Durante esta semana han surgido rumores y noticias de todo tipo. El primer rumor, confirmado por noticias internacionales, fue el escándalo financiero del Banco Privado de Andorra que condujo a la  intervención de la sucursal en Madrid por el Banco de España. Los hechos denunciados son de suma gravedad. Su directiva fue destituida por blanqueo de capitales de mafias organizadas, al hacerse pública “una lista de blanqueadores de todo el mundo, en la cual aparece un grupo de ex funcionarios del gobierno venezolano”. Parece ser que son tres ex viceministros, un ex jefe de Inteligencia y dos ejecutivos venezolanos que habrían lavado fondos de Pdvsa, producto de actos de corrupción, por una cantidad cercana de 4.200 millones de dólares. El segundo rumor se refiere al tráfico de drogas. Parece ser que el gobierno norteamericano tiene la certeza de que por Venezuela pasan, con complicidad de altos funcionarios del régimen chavista, millones de kilos de cocaína con destino a Estados Unidos y Europa,

La connotada periodista Marianella Salazar escribió un interesante artículo esta semana titulado: “Un patio trasero con Uranio”, según el cual sus fuentes de inteligencia le habían confirmado que el primer ministro Benjamín Netanyahu entregó pruebas suficientes, con coordenadas y demás detalles, obtenidas por el Mossad, la agencia de inteligencia israelí, de la explotación de uranio por Irán en Venezuela, a un grupo de legisladores republicanos. Esos legisladores le presentaron dichas pruebas al presidente Obama quien decidió dictar el decreto en cuestión. Sin lugar a dudas, esa información tiene visos de realidad: el respaldo al proyecto nuclear iraní, realizado por Rafael Ramírez en la reunión de la OPEP en Viena, el 31 de enero de 2006, fue terminante. Si eso fuera cierto, ya que nos encontramos en medio de delicadas especulaciones, Venezuela estaría desconociendo la resolución de las Naciones Unidas que prohíbe cualquier negociación en ese campo con Irán y nos podría involucrar en una crisis internacional de grandes proporciones. 

Además, la absurda posición de Hugo Chávez de comprometer nuestra tradicional política de neutralidad en el Medio Oriente al romper relaciones diplomáticas con  Israel es otro indicativo importante. Nicolás Maduro y su gobierno deberían  reflexionar, responsable y seriamente, sobre lo ocurrido, dejando a un lado las exageraciones. No creo que esté planteada una invasión de Estados Unidos a Venezuela, ni tampoco que aspire a controlar nuestras reservas petroleras. Imaginarse que la respuesta a la posición norteamericana pueden ser  las filípicas patrioteras, la recolección de firmas, la convocatoria de reuniones internacionales y los intrascendentes ejercicios militares es no valorar con sensatez la gravedad de los hechos. Temo que Estados Unidos aproveche la reunión de la OEA en Panamá para presentar pruebas comprometedoras contra Venezuela. Si así ocurriera, el único camino posible es realizar una detallada investigación de  los hechos que se señalen con la finalidad de aplicar las medidas correctivas y dar las respuestas adecuadas. Transformarse en un Estado forajido es sumamente peligroso. La Guerra Fría terminó hace mucho tiempo… 

fochoaantich@gmail.com

@FOchoaAntich