• Caracas (Venezuela)

Fernando Martínez Móttola

Al instante

Legítimos mediadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Las colas son lo de menos. Detrás de las colas hay hambre, desnutrición, enfermedades y muerte. Por ello la gente exige un cambio con desesperación. De acuerdo con las encuestas más recientes, 75% de la población votaría por la salida de Nicolás Maduro, en el caso de un referéndum revocatorio que ocurriera durante el transcurso del presente año. Esta amplísima voluntad de cambio trasciende un mero capricho o una simple antipatía personal por el actual presidente de la República. El gobierno es identificado como la causa principal de la monstruosa crisis económica y social que padece la nación. Igualmente se percibe que a estas alturas el actual tren gubernamental es incapaz de generar la confianza y tomar las medidas que se requieren para superar la gravedad de la situación y que, por el contrario, con el país en sus manos, esta continuará deteriorándose hasta niveles más allá de lo imaginable.

2. El RR es un derecho pautado en la Constitución, que establece de manera explícita e incontestable los requisitos para su convocatoria y puesta en marcha. No obstante, las rectoras del CNE han estipulado condiciones adicionales con las cuales solo procuran hacer el proceso más lento y engorroso. A pesar de las dificultades, en cada uno de los casos la voluntad popular se ha expresado por encima de todos los obstáculos para cumplir con creces estos requisitos arbitrarios.

3. ¿Perseverarán las autoridades del CNE en su empeño de obstaculizar lo que se vislumbra como la única salida constitucional, pacífica, electoral y democrática?¿Se atreverán a obstruir la puerta que queda para la superación de la crisis mediante trabas burocráticas y normas improcedentes, al punto que el RR no pueda llevarse a cabo este año?¿Aceptará la sociedad venezolana, resignadamente, que se cierre la única posible salida en medio de una crisis que ha alcanzado niveles ya alarmantes y tiende a agravarse cada día más, sin posibilidades de ser resuelta por el actual equipo de gobierno?

4. ¿Continuarán reprimiendo las instituciones que ejercen el monopolio de la violencia de acuerdo con la Constitución y las leyes indefinidamente a una población que reclama alimentos y condiciones mínimas de salud?¿La comunidad internacional, ya consciente de la gravedad del problema en Venezuela –descrito claramente en el informe expuesto por el secretario general de la OEA– se limitará a su gestión diplomática para propiciar un diálogo sin que se aprecien resultados concretos que puedan aproximarnos a la salida de la crisis?

5. El RR constituye un derecho establecido en la Constitución de Venezuela, con requerimientos claros y explícitos. Más allá de sus gustos personales, cualquiera que aspire a erigirse como legítimo mediador, antes que todo, debe dar garantías de que denunciará sin ambages el quebrantamiento de las reglas de juego con el único propósito de burlar un mandato constitucional.