• Caracas (Venezuela)

Fernando Luis Egaña

Al instante

El mito de la revolución social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

Así como el castrismo cubano fabricó el mito de los “grandes avances en educación y salud”, y logró mercadearlo políticamente por medio mundo –gracias a la cooperación, por cierto, de sectores políticos y mediáticos de las democracias occidentales–, así también la hegemonía venezolana ha conseguido fabricar el mito de una “revolución social”, que ha proyectado con variable intensidad en muchos ambientes globales, hasta el punto de que hoy se puede escuchar que sí, que en Venezuela se violan algunos derechos políticos y civiles, pero que también se promueven los derechos sociales y que acaso lo segundo compensa lo primero.

Todo este mito es una gran mentira de pe a pa... Esto lo sabemos bien o lo padecemos peor los venezolanos. Pero no nos engañemos fácilmente: mucha gente influyente, fuera de Venezuela, se cree ese mito, y si no lo cree de verdad, se lo quiere creer o hace como si lo creyera. El daño que esto le ocasiona a las aspiraciones democráticas de los venezolanos es, literalmente, incalculable, porque el “mito de la revolución social”, funciona como escudo interesado para evitar que prospere en Venezuela el anhelo de un cambio profundo y sustancial que empiece por la salida plenamente constitucional de Maduro.

Los fans de la hegemonía roja, sobre todo en el exterior, suelen proclamar que en Venezuela ha habido una “revolución social” gracias a la “democracia revolucionaria” del siglo XXI. ¡Vaya revolución social! De 4.500 muertes violentas al año se han pasado a más de 25.000. Cunde la escasez de comida básica y ni hablar de las medicinas. Los hospitales y las escuelas están, prácticamente, abandonados. Las principales universidades en cierre técnico. Y los servicios de luz y agua están en bancarrota. El país ya ha entrado, debe reiterarse, en los terrenos de la crisis humanitaria.

Y todo esto ocurrió con la bonanza petrolera más caudalosa y petrolera de la historia. A la izquierda caviar le encanta ensalzar la “revolución social” supuestamente acontecida en Venezuela. Pero los venezolanos, los que vivimos y padecemos aquí, nos preguntamos con toda razón: ¿cuál revolución social?... Pero no importa, lo que vale para la hegemonía es la propaganda que tanto les gusta a sus partidarios, repito, sobre todo fuera del país. Y no pocos de estos le han sacado y le sacan punta al mito de la revolución social. Y mientras tanto, Venezuela en el abismo, y en el abismo social.