• Caracas (Venezuela)

Fernando Luis Egaña

Al instante

La cifra de Pdvsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pdvsa acaba de reportar que sus ingresos totales, producto de la venta de crudo, derivados, e ingresos financieros, sumaron en el año 2014 la cantidad de 128.439 millones de dólares. Por cierto, que tal reporte no suscitó mayores comentarios en la opinión publicada. Si esta cifra fuera cierta, entonces sólo cabría preguntarse por qué la situación económica y social del año 2014 fue tan gravosamente mala, tanto que el país empezó a entrar en escenarios de crisis humanitaria. 

Con 128.439 millones de dólares en ingresos de Pdvsa, en Venezuela no debería haber ningún tipo de escasez de alimentos, ni de medicinas, ni de cualquier producto básico. Porque esas realidades no empezaron ahora, por lo que no son atribuibles a la merma de los precios del petróleo. Empezaron hace muchos años, cuando la bonanza petrolera internacional era notoria.  De allí que con esos ingresos reportados no debería haber ni la sombra de la mega-crisis que se viene padeciendo y se padece con creciente gravedad.

Y entonces, una de dos: o Pdvsa miente y falsea sus números, o la vorágine de la incompetencia, el despilfarro y la corrupción es todavía más intensa de lo que se pensaba. No hay otra. O quizá sí: una combinación de ambos supuestos. Y es que no hay derecho a que el país se encuentre en tan mal estado con una data semejante. La consideración de los fundamentos de esa cifra –niveles de producción, exportación, precios efectivos, etcétera– es materia de primer orden, pero en estas líneas es suficiente la consideración de la cifra global: 128.439 millones de dólares.

La verdad es que la información oficial de Pdvsa debe ser tan confiable como la del BCV, la del INE, o la de las fuentes estatales en general. Ello, desde luego, en el caso de que haya información oficial, porque con frecuencia el problema no es el maquillaje sino la ausencia de información. Pero en ese caso sí tenemos un reporte que establece unos ingresos muy importantes, algo más de 128 millardos de dólares. Y también tenemos un país con una economía en la debacle. ¿Y entonces?

¿Qué se hicieron los impuestos, las regalías y los dividendos, generados por 128.439 millones de dólares? ¿Por qué hay tanta escasez de divisas? ¿Por qué las reservas internacionales están tan raquíticas? ¿Qué pasó con los otros fondos en divisas que Pdvsa surtía? ¿Dónde están los reales?, como decía un eslogan de campaña de otros tiempos. Las respuestas a esas y otras preguntas similares, no son tan difíciles de ubicar, ya que en Venezuela impera una hegemonía despótica y depredadora, y ello, de por sí, es la razón central de la gran tragedia económica, social y política de la nación.

El meollo de la cuestión es que el país ha sido despedazado a lo largo de la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de la historia. Y ha sido despedazado por ese gran fraude que se llama “revolución bolivariana”. El contraste entre la cifra reportada por Pdvsa y la realidad venezolana, lo confirma.

flegana@gmail.com