• Caracas (Venezuela)

Fernando Luis Egaña

Al instante

Pugna adentro y pugna afuera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pugna es pelea, batalla, rivalidad, y pugna es lo que ha habido y hay entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello desde hace varios años. Este no se resigna a la primacía de aquel, y busca si no sustituirle por lo menos sí compartir el poder, en los términos más favorables a sus intereses. Aquel tampoco se resigna a la pugna constante de este, y busca, así mismo, si no sacarlo del juego, por lo menos tratar de neutralizarlo.

Desde que el predecesor anunció que el sucesor sería Maduro y no Cabello, en diciembre de 2012, la pugna entre estos se había escenificado, sobre todo, en el terreno de lo nacional. En los nombramientos decisivos de lo político y militar, en el control de los recursos, en la puja por las posiciones partidistas, y en otros ámbitos de lo propiamente endógeno, para utilizar una palabra que se entiende. Pero ahora la pugna está traspasando las fronteras.

Cabello, es obvio, se está esforzando por ser reconocido más allá de Venezuela. En parte, para responder el ambiente tan negativo que viene siendo espesado por las denuncias de complicidad con el narcotráfico. En parte, así mismo, para que Maduro no siga teniendo el dominio de la figuración foránea del régimen imperante en Venezuela, sino que la misma sea compartida y legitimada como tal. La pugna, pues, ya no es tan solo nacional sino internacional.

No podía ser de otra manera, porque a Maduro lo tutelan los Castro Ruz, cuya experiencia e influencia en los asuntos externos no se puede subestimar. Incluso, no faltan quienes han visto la mano habilidosa de los Castro en la diseminación de las referidas denuncias sobre Cabello. La analogía con el caso del general cubano Arnaldo Ochoa –analogía impropia pero ilustrativa– ha sido planteada al respecto.

En una hegemonía despótica y depredadora como la que viene destruyendo a Venezuela, todo es posible, nada es descartable, pero eso es una cosa y otra es tratar de identificar las armas que se utilizan en la pugna que libran Maduro y Cabello. Tanto es así, que la cascada de rumores sobre el “Cartel de los Soles”, ha sido angostada con las especulaciones sobre el “Cartel de las Comadres”, en particular después de lo sucedido en Maiquetía. A buen entendedor, como suelen ser los amables lectores, pocas palabras bastan...

Curioso que mientras Maduro opta por no viajar a Roma y Bruselas, quizá para evitar actitudes críticas sobre todo en el segundo destino, Cabello emprende un periplo que lo lleva a Brasil y Haití, donde se encuentra con Thomas Shannon, el consejero principal de la administración Obama para los asuntos venezolanos. Y de seguidas, Cabello anuncia nuevos viajes al exterior.

Todo lo cual lo que significa es que la pugna pica y se extiende. Ya vendrán nuevos episodios y la reedición de antiguos, tanto adentro como afuera. El calibre de las denuncias no disminuirá sino aumentará. La lucha por el control supremo del poder establecido en Venezuela, ese poder que la despotiza y depreda, no amainará sino que arreciará. Así es la hegemonía que se padece. Esa es su naturaleza. No puede ser otra cosa. Por eso es necesario que la nación venezolana se emancipe de semejante encadenamiento, y pueda salir adelante.

 

flegana@gmail.com