• Caracas (Venezuela)

Fernando Luis Egaña

Al instante

Doble responsabilidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La hegemonía roja tiene una doble responsabilidad en relación con la crisis humanitaria que padece Venezuela. Haberla causado, por una parte, y por la otra negar que exista a fin de impedir que el país pueda recibir la ayuda humanitaria que corresponde en estos casos extremos. Es un patrón de comportamiento, porque lo mismo pasa con la democracia o con el diálogo: los han destruido en los hechos, niegan que ello haya sido así, y cuando se presenta una iniciativa internacional para intentar contribuir con la reconstrucción de la democracia o del diálogo, la empantanan para que no sea capaz de producir resultados efectivos.

Pero volviendo al drama de la crisis humanitaria, cuando Maduro, la canciller Rodríguez y otros funcionarios del entorno del poder, se niegan a que Venezuela reciba ayuda humanitaria de instancias oficiales y no-gubernamentales del exterior, con el pretexto de que acá no hay ninguna crisis humanitaria, están incurriendo en un crimen de alcance internacional. Incluso podría considerarse como un crimen de lesa humanidad. Y estos no prescriben en el sistema internacional de justicia, del cual, todavía, Venezuela forma parte al menos en el papel.

Negar la crisis humanitaria no sólo es una gran irresponsabilidad que impide salvar muchas vidas y aliviar el sufrimiento de mucha gente. Se trata de un delito precisamente por eso. Es claramente criminal el que se prefiera la mentira de la propaganda a la dignidad de la vida humana. Los venezolanos que están muriendo por la falta de medicinas absolutamente necesarias para su subsistencia, son mucho más importantes que la “reputación” de la hegemonía. Pero sus jefes no piensan así. Al contrario. Se conducen bajo la batuta de sus patronos cubanos, para quienes la propaganda es lo primario y lo demás secundario. Con la sola excepción, claro está, del susidio millardario en dólares que reciben del desgobierno venezolano.

Una crisis humanitaria suele tener tres dimensiones: una crisis alimentaria, una crisis sanitaria, y una crisis de extrema violencia e inseguridad. Tal cual el caso de Venezuela. Luego, crisis humanitaria hay, aunque la hegemonía se empecine en negarla. Pero al hacerlo, agrava la misma crisis y por tanto su responsabilidad o culpabilidad al respecto.

El reciente documento-exhortación de la Conferencia Episcopal Venezolana, reconoce que se está reduciendo drásticamente la calidad de los venezolanos, y ofrece la ayuda significativa de Caritas Internacional para el suministro de medicinas y alimentos. La respuesta oficial no sólo fue de desprecio sino de indignación. Pero los que tienen motivos para estar indignados son los que más se encuentran agobiados por la crisis humanitaria.

Indignados con la hegemonía que representa Maduro por haber empujado al país a este barranco –que ya venía desde los tiempos del predecesor, pero sobre todo indignados, porque el poder “ni lava ni presta la batea”, al impedir que pueda concretarse la ayuda humanitaria internacional.

Sí, la crisis humanitaria es innegable, y tiende a profundizarse y extenderse día a día. El desgobierno causante de esa crisis es incapaz de enfrentarla, y encima no quiere que se nos ayude desde el exterior, por cuestiones de imagen. Doble responsabilidad que no puede quedar impune.

flegana@gmail.com