• Caracas (Venezuela)

Fausto Masó

Al instante

Un Tsipras en el futuro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Exxon y Guyana cuentan con el apoyo de Washington, que consideraba a Venezuela su mejor amigo en la región, hoy las cosas han cambiado. El tema del Esequibo le ha recordado a Maduro esta vieja amistad e intenta reanimarla,  al mismo tiempo criticar a la Exxon. Venezuela se ha convertido en un país aislado, que un día le tiende la mano a Washington y otro lo insulta.

A pesar de haber recibido unos 600 millones de dólares venezolanos Guyana entrega concesiones a las multinacionales en el Esequibo y en el mar territorial, la riqueza petrolera pesa más que la ayuda de Caracas, Guyana tiene una deuda de 25 años con PDVSA que ha pagado solo en parte con arroz.

“Casi 30 mil millones de dólares le deben a Venezuela por el envío de petróleo a través de Petrocaribe, la cifra es el restante de una factura total de 50 mil millones de dólares que ha representado la venta de petróleo venezolano a 18 países que conforman la alianza energética del Caribe”, el dinero no ha comprado la voluntad política del Caricom. Esta contradicción no se resolverá antes de las elecciones de diciembre, después veremos cambios en la política venezolana, a pesar que buena parte del chavismo quiera seguir fiel a la herencia de Chávez, pero una derrota electoral lo convencerá de que solo superarán la crisis económica, abandonando el modelo chavista. ¿Les será posible? La oposición no se atreve a predicar un modelo realmente capitalista como alternativa al chavismo.

Con la inflación mayor del mundo, sin esperanza deque un milagro petrolero nos salve, Venezuela se está convirtiendo en el país más pobre del continente.

Maduro defiende a Tsipras, afirma que Europa prefirió defender los intereses de los bancos del viejo continente a los de los pensionados, los trabajadores o los estudiantes griegos“¿Es eso democracia?, se preguntaba retóricamente. Y agregaba “digamos dónde está cristo de verdad: ¿en los planes neoliberales del Fondo Monetario Internacional (FMI) o en la lucha de los pueblos y los planes humanistas de Venezuela?¿Dónde está Cristo? ¿Dónde está el cristianismo auténtico?”

Cristo no está en el chavismo ni en el FMI. Solo que la realidad obliga en el mundo entero a darle la espalda a lo que representa hoy Grecia, hasta Tsipras lo reconoce. Grecia hubiera querido no pagar sus deudas y que le siguieran prestando.

A fines del año pasado Grecia podía ser financiada en mejores condiciones- TSIPRAS ganó las elecciones prometiendo el fin de la austeridad, no pagar la deuda.  A continuación los europeos se negaron a regalarle el dinero de los contribuyentes de Alemania, Francia, Polonia etc. Después de una reunión de 18 horas Tsipras aceptó el nuevo plan de financiamiento que era peor que el anterior, porque la situación económica griega había empeorado.

A Venezuela le espera el destino de Grecia.

A pesar del petróleo en el 2016 Venezuela tropezará con la verdad, ya no alcanzan los recursos. Vienen, pues, tiempos difíciles para el chavismo y para la misma oposición.

Maduro aplaude a Tsipras, lo justifica, quiere ignorar el final de los griegos que han aceptado un plan draconiano de recuperación. ¿Esa será también nuestro destino? Probablemente sí. El líder de Podemos en España, Pablo Iglesias,  justifica a Tsipras con el infeliz argumento de que no le quedaba otra alternativa que rendirse frente a Europa, en las calles de Atenas en cambio la izquierda lo acusa de traidor.

Tsipras no es un buen ejemplo para Maduro, en especial ahora que Irán vuelve al mercado petrolero, lo que augura peores precios para el barril. Maduro debiera acusar a Tsipras de traidor, como lo está haciendo la izquierda en Atenas.

Petrocaribe nació antes de la llegada del chavismo del poder, los gobiernos democráticos también regalaron dinero a los hermanos del Caribe.