• Caracas (Venezuela)

Eumenes Josué Fuguet Borregales

Al instante

La paradura del niño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antigua tradición religiosa de los Andes venezolanos dedicada al Niño Dios, o Niño Jesús, cuyo origen se remonta a la época colonial. Su celebración, marca el final de la Navidad y su escenificación popular, también conocida como “Robadura del Niño”, ocurre entre el 1º de enero y el 2 de febrero, día de la Candelaria. La tradición incluye un Pesebre que se elabora antes del 24 de diciembre, y representa una antiquísima idea de san Francisco de Asís en la Edad Media, para recordar la natividad de Jesús en la tierra; así surgió el tradicional nacimiento.

De acuerdo con el país que se trate, el pesebre cambia de nombre, en Venezuela lo llamamos Nacimiento, en España se le llama Belén. La iglesia católica estableció el año 330 del calendario gregoriano, al nacimiento del Mesías el 24 de diciembre. La Robadura del Niño, se inicia cuando una persona sustrae de una casa la pequeña estatuilla yacente, que representa al Niño  Dios. Informados del “robo”, los vecinos organizan en horas de la tarde  una caminata para buscarlo; el dueño de la “casa robada” invita y constituye un variado grupo de vecinos y amigos; de estos, se escogen los padrinos, que pueden ser más de dos, igualmente están, los “músicos paradureros” (violinistas, guitarristas, cuatristas, mandolineros y maraqueros), cantantes y los rezanderos.

Frente al pesebre vacío por la ausencia del Niño, los peregrinos rezan el rosario. Para dar calor a la actividad, los músicos interpretan canciones que no se bailan. Posteriormente, se inicia una peregrinación llevando velas encendidas y cantos religiosos propios de la ocasión, de villancicos para localizar al niño perdido; las velas de los padrinos son más grandes. En cada región andina y poblaciones aledañas como Biscucuy, Barinitas e inclusive Punto Fijo  y Naguanagua, se dan toques especiales al acto de búsqueda y aparición.

En Trujillo, la casa donde se encuentra el Niño Robado está cerrada al momento del llegar los buscadores; desde afuera todos piden cantando que se abra la puerta y devuelvan la inocente víctima; al momento de devolverse la imagen, la alegría se manifiesta con canciones y fuegos artificiales. En el estado Táchira cuando la caminata llega al sitio del escondite, el Niño es rescatado y colocado sobre un paño blanco con cintas atadas a cada una de las cuatro puntas.

Los padrinos levantan la figura del Niño, tomando cada extremo de las cintas.  Los padrinos regresan al frente de la procesión, para dirigirse hacia la casa de los dueños del pesebre vacío; cada caminante de la procesión canta y reza el rosario.

En Mérida, la tradición es bastante parecida a la del Táchira; el recorrido de regreso es conocido como “La Serenada del Niño Jesús”. Al llegar al sitio de origen, la comunidad ofrece plegarias por la paz del mundo, las buenas cosechas, por la bendición de los hogares y porque la Divina Providencia los proteja. Uno de los padrinos lo asienta en su regazo, mientras los asistentes le dicen cantando

“Dichosos padrinos -que dicha tendrán- han paseado al niño por todo el zaguán”.

Todos los presentes, a excepción de los padrinos, apagan las velas, e inician la adoración, con el rosario cantado, los Misterios Gozosos, la Salve y Alabanzas. Vecinos y asistentes, se acercan a besar la imagen. Los padrinos colocan  de pie al “Niño Aparecido” en su Pesebre, el cual siempre estará iluminado; para protagonizar los papeles de la Virgen María, San José y los tres Reyes Magos, algunos niños son vestidos con indumentaria antigua.

Finalmente los participantes de la tradición del “Niño Robado”, consumen bebidas espirituosas, porque sin miche la fiesta no queda bien, pudiendo ser leche e’burra, ponche andino, vino, un refrigerio, que acuerdo con la región, puede ser de hallacas, ponqué, el infaltable biscochuelo, quesillo, gelatina, majarete, dulce de naranja y lechosa, y otros platos típicos. Para cerrar, se lanzan fuegos artificiales.

Churuguarero777@gmail.com    @eumenesfuguet