• Caracas (Venezuela)

Estilo

Al instante

“Mi pasión es el entrenamiento funcional”

Eleazar Guzmán es instructor personal / Raúl Romero

Eleazar Guzmán es instructor personal / Raúl Romero

Eleazar Guzmán es instructor personal en el gimnasio Lido Fitness Spa de Caracas. Ha entrenado a misses, beisbolistas y deportistas olímpicos. De todos aprende un poco y va sumando experiencias que nutren su técnica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eleazar Guzmán se declara apasionado por el entrenamiento funcional y el spinning. Certificado en nuevas técnicas como el TRX (entrenamiento en suspensión) y Real Ryder (bicicleta estática sin rueda delantera que se mueve hacia los lados), se muestra como un instructor que busca estar a la vanguardia en cuanto a métodos de ejercicio.

En medio de una jornada de preparación física con una aspirante a participar en el concurso de belleza más importante del país, Guzmán confiesa que se desvive por darles a sus clientes flexibilidad, fuerza y una buena condición cardiovascular.

—¿Cómo comenzó su carrera como entrenador?

—Mi carrera comenzó en el año 1991. Yo trabajaba en una institución bancaria y siempre me ha gustado el deporte. Empecé como instructor de aeróbicos, aparte de mi empleo en el banco. Era un hobbie que poco a poco se convirtió en mi trabajo. Cuando decidí independizarme ya estaba seguro de que esa iba a ser mi carrera. Para entonces no había mucha información y era un poco complicado documentarse. A veces tomábamos clases cuando una compañía venía de afuera. Llegó el boom del spinning y fui pionero. Ahí empecé a combinar trabajo grupal con entrenamiento personalizado. En el año 2000 llevé a una candidata al Miss Venezuela, Claudia Moreno, quien llegó a primera finalista del Miss Universo. Hace tres años, Giselle Reyes me mandó a Blanca Aljibes. Con Irene Esser también me fue bien. Y ahora me están mandando a las ganadoras.

—¿Siempre se ha dedicado al mundo del fitness o tiene otra profesión?

—Yo quería estudiar Medicina, pero al final estudié Recreación y Deportes en el YMCA, en el Eugenio López Mendoza. Y cuando trabajaba en el banco era promotor deportivo. Además siempre fui asiduo al gimnasio, como un afiliado más.

—¿Cuáles son las novedades en cuanto entrenamiento físico?

—Desde hace un tiempo empecé la modalidad del entrenamiento funcional. Viene de la parte de la rehabilitación. Su creador Gary Grey hizo una modificación al fitness con mucho éxito. El entrenamiento funcional viene de los atletas y de lo que hace el ser humano día a día. Yo me certifiqué con Juan Carlos Santana.

—¿En qué consiste el ejercicio funcional y cuáles son sus beneficios?

—Con un solo ejercicio se mueve todo el cuerpo. Yo lo combino mucho con el entrenamiento básico (máquinas). Es la combinación perfecta. Para entrenar a atletas y a misses, el entrenamiento funcional es excelente. Viene de la educación física, por eso hasta los niños lo captan rápido. Se trabaja mucho con ligas, mancuernas, superficies inestables, barras sin peso, peso ligero o moderado.

—¿Cuál es la forma de entrenamiento que más disfruta?

—Este. Es mi sistema y es el que me ha resultado. Yo combino mucho también el entrenamiento cardiovascular en circuitos. Hago tres o cinco minutos y luego sigo con entrenamiento funcional. Se queman calorías y se tonifica de una vez.

—¿Recomendaría entrenarse uno mismo?

—Ahora por las redes sociales, cuando me consultan, doy muchos datos. Me parece que si no tienes otros medios para hacerlo, nosotros los colegas tenemos mucha información que dar. Pienso que deben documentarse, hacerse su respectivo chequeo médico, aunque casi nadie se lo hace, desgraciadamente. La efectividad del entrenamiento es la intensidad, no la duración.

—¿Cuál es el error más común que cometen las personas al hacer ejercicio?

—El error que comete el usuario al hacer ejercicio es la técnica. Para mí la técnica es lo más importante, sobre todo en entrenamiento con pesos libres, porque en entrenamiento con máquina el mismo aparato te da el recorrido. La respiración también es importante: se inhala cuando tomas el movimiento, cuando empiezas a cargar, y se exhala en el momento en que el ejercicio es más fuerte.

—¿Cómo elige cuál es el ejercicio preciso para cada quien?

—Cuando llega un cliente nuevo le hago una pequeña evaluación. Cinco preguntas básicas: cuáles son sus antecedentes, si su familia ha sufrido enfermedades coronarias u obesidad, cómo están las articulaciones, le mido la relación cintura cadera y cuánto tiempo tiene sin hacer actividad física. Eso es clave.

—¿Qué hace en su día además de ejercitarse? ¿Cómo es un día típico?

—Gimnasio, gimnasio y gimnasio. Yo vivo para esto. A veces me tomo mi descanso, pero estoy desde las 6:00 de la mañana atendiendo gente. Amo mucho lo que hago.

—¿Come balanceado? ¿Cómo es su alimentación diaria, hace dieta?

—Yo como sano. Hago dieta cuando tengo algún evento o una convención. De resto me mantengo estándar, más bien necesito muchas calorías. Y yo no mando dieta, eso se lo dejo a los nutricionistas. Puedo dar tips de nutrición. Con el entrenamiento funcional se logra cambiar el metabolismo, y cuando se cambia el metabolismo los clientes se chupan, por decirlo así, no tienen necesidad de hacer dieta. Esa palabra es muy fuerte.

—¿A quién sueña con entrenar?

A la que soñé fue a Chiquinquirá Delgado y la entrené por ocho años y eso me dio mucha satisfacción. No la entrené más porque se fue, pero siempre estamos en contacto.

—¿De quién está orgulloso de haber entrenado?

—La más reciente fue a Irene Esser. La conocí dos meses y nos conectamos muchísimo. A Claudia Moreno tenía tiempo entrenándola, somos grandes amigos, y fue primera finalista en Miss Universo (2000), lo que fue también un logro para mí que no tenía tantos conocimientos como ahora.

—¿A quién admira?

—Primero a mi mamá. La admiré mucho, ya no está, pero sigue siendo mi heroína. También al señor Osmel Sousa, de verdad que él tiene tino. Él ve a una miss y ya sabe qué es lo que hay que trabajarle. Es admirable el trabajo que ha hecho en todos estos años. Es como una leyenda y un ícono del Miss Venezuela, es el que hace a las reinas. Nosotros trabajamos, perfeccionamos ciertas cosas, cada quien en su área.

—¿Cómo se ve dentro de 10 años?

—Me veo más viejo (risas). Me gustaría verme con mucha evolución, seguir creciendo. Esto se tiene que estudiar, si no eres un mediocre. Esto es como cualquier profesión.

—¿Cuáles son las próximas metas?

—Tengo metas importantes. Una es poder llevar a una Miss Venezuela a ganar el Miss Universo, ahora que estoy en esa parte me gustaría tener una ganadora internacional. Mi otra meta es poder llevar y dar a conocer más el entrenamiento funcional.

Un color: Mejor dos: verde y rojo

Una manía: Me toco mucho la cara

Un defecto: Soy muy tranquilo

Un pecado: A veces como muchísimo