• Caracas (Venezuela)

Estilo

Al instante

Bienvenida la Navidad

Siempre hay una manera fresca y nueva de arreglar la casa para las Navidades sin tener que gastar una fortuna, usando la imaginación para mezclar viejas y nuevas ideas y hacer del hogar un lugar festivo y confortable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siempre hay una manera fresca y nueva de arreglar la casa para las Navidades sin tener que gastar una fortuna, usando la imaginación para mezclar viejas y nuevas ideas y hacer del hogar un lugar festivo y confortable. Yo comienzo con los regalos, hago mi lista y luego en un lugar cómodo para envolver pongo mi música favorita de Navidad y manos a la obra, compro unos lindos rollos de papel navideño y los coloco en una cesta, en un cilindro transparente de vidrio guardo las cintas (las hay muy bellas y variadas).

Mis favoritas son las de terciopelo para un look formal y elegante; también me gustan las de gros, le dan un toque preppy al regalo, las de satín doble faz son las mas fáciles de usar, una buena tijera afilada es indispensable. Las tarjetas para los regalos me gustan personalizadas y si te quieres esmerar hazlas tu misma. No importa el valor del regalo, es un detalle, lo que cuenta es la presentación.

Luego busco un bonito bowl o bandeja y allí coloco mis tarjetas de Navidad que me han enviado mis amigos y las pongo en la entrada de la casa, así los recuerdo, además de que son muy decorativas.

Esta temporada es perfecta para poner en uso los objetos que tu amas pero que están guardados, como una humilde pero bella sopera blanca que con bolas doradas y plata queda divina, o una hielera plateada arreglada con ramas verdes de pino, romero y otras hojas y adornos en tonos brillantes. También cualquier pieza plateada con mandarinas, naranjas y nueces para un toque de color en cualquier ambiente.

El árbol de Navidad es algo reciente para los venezolanos, no fue sino al final del siglo XX que se puso de moda, pues anteriormente era parte de la cultura nórdica. El mío lo prefiero natural y no tiene que ser enorme pero sí bien proporcionado; lo arreglo a la manera alemana, con velas y chocolates, tonos plata y algo de color; el pesebre no falta, siempre recuerdo a mi bella mamá poniendo el suyo que era enorme, pasaba días haciendo montañas, ríos y lagunas y todas las figuras eran hechas a mano por su bisabuela, tenía hasta el castillo de Herodes, con soldados y todo. Yo de pequeña pasaba horas admirándolo, esos eran otros tiempos.

La verdad que la Navidad me encanta clásica, con mucho verde, brillantes adornos y cantidades de velas, en el momento que traes el verde a tu casa, bien sea pino u otras hojas aromáticas, anuncia que llegó la Navidad.

En mi casa nunca falta la corona de adviento, con cuatro velas que prendo una cada domingo antes del 24; es una tradición de la familia Blohm que me parece muy linda, pero las coronas las puedes usar en las puertas o varias juntas colgadas en la pared , con diferentes estilos y distintas hojas.

El punto focal para la cena del 24 debe ser la mesa, puedes crear un estilo diferente y más dramático, dándole un giro a tu decoración tradicional. Normalmente escogemos una paleta de colores que sea festiva, pero no te sientas amarrada a los colores típicos navideños, inspírate en tus lugares favoritos, fotos, libros, lo que te haga sentir feliz, acuérdate que la música es importante para el ambiente, una para recibir, otra mientras cenan y luego para el plus café.

Todo el ambiente debe ser festivo pero nunca recargado, jamás permitas que tu casa parezca una tienda de ventas navideña. Recuerda poner corazón, alma y estilo en todo lo que hagas… ¡Feliz Navidad!