• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

El tosty arepa cambió los hábitos del venezolano

Imagen de un Tosty arepa/Cortesía Oster

Imagen de un Tosty arepa/Cortesía Oster

El aparato redujo el tiempo de cocción y estandarizó el tamaño del “pan venezolano”, pero además derivó en un artefacto para hacer empanadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay dos productos que cambiaron de forma radical la manera de preparar y consumir arepas: la harina precocida de maíz, que se encuentra en el mercado venezolano desde 1960, y el Tosty Arepa, lanzado en 1997. El primero facilitó la compleja preparación artesanal que incluía el desgranado y la elaboración de la masa en el pilón, mientras que el segundo estandarizó la forma y disminuyó su cocción a siete minutos.

Este electrodoméstico, imprescindible en la cocina, fue creado y perfeccionado por Oster de Venezuela entre 1989 y 2006. En entrevista publicada en la revista Todo en Domingo hace una década, Fernando Rizkalla, para entonces presidente de esta multinacional, habló de las motivaciones que lo llevaron a tomar el riesgo de diseñar el aparato: “Una de las dificultades al preparar las arepas era que todas quedaran iguales. La otra, disminuir el tiempo de cocción que entonces eran 25 minutos”.

El primer modelo, cuadrado y de color blanco, era una adaptación de las clásicas sanducheras, pero con los moldes internos circulares. Obtuvo un éxito tan inesperado que a los tres meses del lanzamiento se habían vendido 80.000 unidades. Luego, vino el rediseño circular actual.

El impacto no fue dejado pasar por la competencia. Hoy se pueden conseguir en las tiendas por lo menos cuatro marcas diferentes de tostadoras para arepas. Además, como una derivación del producto original, Oster desarrolló la Tosty Empanada.

 Funcional. Para la ex directora de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes, Ruth León, Oster “lanza al mercado un aparato que no sólo logra un récord de ventas, sino que además modifica los hábitos hasta ahora manifiestos por el consumidor”.

Relata en su tesis de maestría que inicialmente se identificó que las clases B y C de la población no hacían arepas por el trabajo que acarreaba, y las sustituían por el pan de trigo. “Así se empezaron a desarrollar ideas sobre la base de estudiar el procedimiento, el tiempo estimado y las destrezas necesarias para hacer arepas”.

El diseñador industrial Juan Carlos Chávez, que trabaja en la Escuela de Ingeniería Industrial de la UCAB, señala que la innovación del Tosty Arepa no es tecnológica, sino de pertinencia social porque facilita la cocción del tradicional “pan de maíz” venezolano.

Oscar Hernández, de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad José María Vargas, considera que Oster “fue muy osado al irrumpir en algo tan tradicional para el venezolano. El diseño es muy funcional, y quizás por eso es que tiene tan amplia aceptación en los hogares”.

La utilización del teflón en los moldes ha permitido un interesante cambio nutricional, pues crea una concha gruesa, tostada y crujiente de la que es fácil extraer el “corazón”, para obtener así arepas ligeras.

Resalta Juan Carlos Chávez que el hecho de que este artefacto sea fácil de transportar ayudó a que la arepa sea conocida mundialmente. En la actualidad se exporta a varios países, sobre todo Colombia, donde compañías como Imusa fabrican su propia versión.

 El modelo actual. Cuando fue colocado en el mercado, el Tosty Arepa fue evaluado por un usuario que conocía perfectamente el proceso de elaboración del alimento: las amas de casa, que si bien se mostraron satisfechas por las ventajas del artefacto cuestionaron algunos aspectos como el grosor y el diámetro de las arepas, el calentamiento de la superficie exterior que originaba quemadas superficiales al tacto, el control visual del tiempo exacto de cocción y el control de tostado, indica León en su investigación.

Como consecuencia, se varió el tamaño de los moldes internos, los cuales se hicieron más pequeños. También se modificó la forma externa, y ahora hay versiones en blanco y negro para preparar desde dos hasta seis arepas. Igualmente, se introdujeron luces testigo del funcionamiento y un timer para el control del tostado.

También Oster presenta al Tosty Arepa como una opción para cocinar a la plancha otros alimentos como huevos, panquecas y tortillas. No caben dudas de que a través de la adaptación de un diseño preexistente, como la sanduchera eléctrica, esta compañía impactó en la cultura del venezolano.

Curiosidades

* Para desarrollar el Tosty Arepa se contó con la participación de los catadores de arepas de las Empresas Polar.

* Las características de las arepas varían según la región. Mientras que en el occidente del país son delgadas y grandes, en oriente son gruesas y más pequeñas. Oster planteó un tamaño estándar de arepa, que responde a una media.

 Con las nuevas tendencias

Hace pocas semanas, Oster presentó nuevos productos que se destacan por el color y diseño moderno, entre ellos licuadoras y máquinas de capuchino. Carlos Marcano Larez, director comercial de Oster, explicó que las novedades se deben a que la marca se adapta a los requerimientos del mercado y amplía su público consumidor. “Es una moda, por ejemplo, combinar los electrodomésticos con las vajillas y las cocinas. Es una tendencia que se nota en los consumidores más jóvenes. La idea es darle frescura al diseño de los aparatos, sin dejar de lado la última tecnología”, señaló.

Aparte de los nuevos tonos en las licuadoras (naranja, rojo, azul, amarillo y verde) estos artefactos contienen 16 velocidades y un motor de 450watts, logran una textura homogénea en las mezclas y además su consumo de energía es mínimo. Con las coloridas Espresso Prima Latte se puede preparar todo tipo de café con apenas presionar un botón, es tan moderna que permite usar café molido o las cápsulas (tan en boga), y posee una perilla que controla la intensidad de la espuma de la leche.