• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Lo sustentable y lo posible

Aponte se fajó a buscar la manera de hacer posible la "casa mínima" que vemos en tantas revistas especializadas

Aponte se fajó a buscar la manera de hacer posible la "casa mínima" que vemos en tantas revistas especializadas

Aponte se fajó a buscar la manera de hacer posible la "casa mínima" que vemos en tantas revistas especializadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todos hablan ahora de sustentabilidad. Y esto está bien. Buscar las vías para que nuestra vida en este planeta se planifique en función de la disponibilidad de recursos y de manera menos agresiva y más sostenible en el tiempo, es un objetivo que todos deberíamos tener en cuenta cuando hacemos planes para mañana, del tamaño que sea.

El arquitecto y diseñador industrial Rigoberto Aponte ha tenido esto en cuenta desde hace unos cuantos años y de unos pocos para acá se ha dedicado a hacer posible una de sus obsesiones más antiguas: crear el modelo de una vivienda sustentable adaptada a los terrenos propios de este país.

Tomando como punto de partida la pendiente (el terreno en el que más se construye en Venezuela, con resultados muchas veces catastróficos), Aponte se fajó a buscar la manera de hacer posible la "casa mínima" que vemos en tantas revistas especializadas y que siempre luce irreal para los que vivimos en este lado del mundo. Tropicalizando las mejores prácticas que encontró en su investigación diseñó un modelo de casa que, con materiales prefabricados y la eliminando la generación de escombros, plantea una solución flexible y adaptable a diferentes presupuestos para el problema de la vivienda.

El año pasado presentó su proyecto ante el IDEC (Instituto de Desarrollo Experimental de la Construcción) y logró que lo seleccionaran para ser desarrollado con financiamiento de Fonacit (Fondo Nacional de Ciencia, Innovación y Tecnología), gestión sobre la que espera respuesta para el primer trimestre de este año.

El proyecto de Rigoberto Aponte plantea soluciones que toman en cuenta distribución de las zonas de una vivienda a partir de la circulación del agua, sistemas de ventilación natural adaptados al clima cálido (que no implican gasto de energía en aire acondicionado), control de humedad y manejo de las aguas de lluvia, así como la posibilidad de construir en módulos e ir creciendo poco a poco.

Parece un documental de alguna nación desarrollada, pero Aponte lo ve como algo absolutamente posible en nuestra realidad. Su apuesta es por adaptar a este lugar lo que en otros ha sido ya aplicado con éxito.

Una buena idea. Otra que sólo necesita de alguien aquí que apueste por ella.