• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Un santuario para trabajar en casa

Si va a trabajar desde casa, el espacio debe ser confortable/Foto Internet

Si va a trabajar desde casa, el espacio debe ser confortable/Foto Internet

Con algunos tips prácticos se puede organizar un despacho: desde el espacio a seleccionar hasta cómo iluminarlo y qué muebles y accesorios utilizar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trasladar el trabajo a la casa, bien sea ocasionalmente o en su totalidad, es una realidad que cada vez acumula más seguidores. Para algunos es una solución que les permite evitar el tránsito y estar más tiempo con sus familias mientras ganan un espacio propio y más libertad. Para otros se trata sólo de tener un área –aunque sea un rincón– donde puedan abstraerse, sentarse a leer, escribir y dejar fluir sus ideas.

En cualquier caso, es necesario tomar en cuenta diversos aspectos: desde qué espacio de la casa se utilizará para ese fin hasta cómo iluminarlo,  acondicionarlo y amueblarlo. Por eso, Alejandra Troconis, diseñadora de interiores, ofrece recomendaciones para lograr la transformación.

 

1.- Escoger el lugar. “No se necesita una habitación, cualquier pared larga o espacio residual funciona”, explica Troconis. En la web abundan opciones de estudios improvisados dentro de armarios, debajo de escaleras o en cualquier rincón inutilizado. Lo ideal es que sea un lugar alejado de las áreas más bulliciosas de la casa y preferiblemente que no esté en la habitación de dormir, donde la cama o el televisor pueden ser una tentación. Si esa es la única opción, entonces habrá que usar un biombo para separar.

 

2.-  Pintar o retocar las paredes. Lo mejor es optar por colores que no saturen la vista. “Entre los que menos distraen están, por supuesto, el blanco, pero también los azules, el amarillo suave o el gris claro”, añade Troconis. Otra alternativa es pintar sólo una pared (y no toda la habitación), usar vinilos, esténciles o la pintura pizarrón (si no se consigue, un fondo anticorrosivo también funciona) que permite escribir con tiza sobre cualquier superficie.

 

3.- Iluminar correctamente. Puede sonar obvio, pero es tan importante que vale la pena repetirlo: la luz –natural y artificial– es de los elementos más importantes en un lugar de trabajo. “Independientemente de la iluminación que haya en el espacio es recomendable colocar una lámpara extra, bien sea de mesa, que esté más focalizada en el área de trabajo”, señala Troconis.

 

4.- Conseguir una mesa de trabajo. No tiene que ser un escritorio de oficina con olor a nuevo, pero sí lo suficientemente espaciosa como para realizar el trabajo con comodidad. “El largo dependerá del tamaño del lugar, pero debe tener una altura mínima de 70 centímetros”, explica la experta. Si es de segunda mano puede pintarla para cambiarle el aspecto o incluso darle una pátina. Para eso es necesario aplicar un sellador o pintura base, dejar secar un día, mezclar la pintura del color en que se desea la pátina (generalmente gris o blanco) con óleo y tiza pulverizada y aplicarla en áreas pequeñas usando una brocha. Inmediatamente quitarla con un trapo para darle efecto de patinado (el movimiento debe ser como si se estuviese restregando la superficie).

 

5.- Elegir una silla. Si bien una tipo oficina es lo indicado cuando se va a trabajar entre seis y ocho horas diarias, cualquier silla puede funcionar si se va a usar esporádicamente. Si se tiene una silla de oficina que no está en buen estado una alternativa es mandarla a tapizar. “Si el espacio lo permite también se pueden añadir dos asientos más que serán útiles en caso de una reunión o visita”, sugiere Troconis. Otra idea es incluir una poltrona para leer.

 

6.- Colocar repisas y un gavetero. Las repisas son un recurso que aporta personalidad y resultan de gran utilidad, pues se pueden usar para guardar objetos o incluso como biblioteca. Lo más fácil, indica Troconis, es “comprar unas tablas de MDF que vienen forradas en fórmica blanca o madera, atornillar un pie de amigo a la pared y colocarla encima”. El gavetero es la solución a los papeles y útiles de oficina regados. Puede servir como mesa auxiliar para colocar la impresora. Tanto las repisas como el gavetero se pueden pintar para darles otra apariencia.

 

7.- Buscar opciones de almacenaje. Para mantener el espacio siempre ordenado lo recomendable es tener alternativas para almacenar. Por eso, además de las repisas y el mueble gavetero, se necesitarán cajas de cartón tipo archivador forradas con papel de contacto o regalo. Otra opción son las bandejas de oficina para archivar papeles o los envases de mermelada o embutidos vacíos para guardar lápices, chinches, clips y otras cosas.

 

8.- Añadir accesorios y objetos decorativos. Parecería que son un relleno, pero los adornos o accesorios pueden marcar la diferencia. O, ¿qué sería de una oficina sin papelera, por ejemplo? El cesto de basura, una alfombra, unos pizarrones acrílicos pequeños y hasta unos cuadros forman parte de una oficina.

 

En la web

*Para comunicarse con la diseñadora de interiores Alejandra Troconis escriba al correo aletroconis@gmail.com.

*Para estos y otros datos sobre cómo crear una oficina en la casa visite:

 

www.limpiezadetechos.com/consejos-practicos-para-crear-tu-oficina-en-casa

 

http://organizedlife.blogspot.com/2009/09/creating-functional-workspace-at-home.html

 

http://stacynaquininteriors.com/blog/2012/8-tips-to-organizing-your-home-office/

 Dato útil

Si no dispone de todos los muebles para crear una oficina en la casa y no le es posible comprarlos nuevos, una solución es visitar las ventas de garaje. Si el objeto está un poco desgastado se le puede dar una nueva apariencia con pintura. Para enterarse de estas ventas puede revisar el periódico o preguntar entre conocidos.