• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

A ponerle corazón a la cocina

Los tonos neutros como el off white descansan la vista / La Nación de Argentina - GDA

Los tonos neutros como el off white descansan la vista / La Nación de Argentina - GDA

No hace falta invertir mucho tiempo o presupuesto, sólo hay que agregar unos pequeños detalles con un poco de imaginación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cocina es el corazón de una casa. Es donde se genera el encuentro entre quienes viven en ella. Por eso debe ser acogedora y lo más funcional posible. ¿Qué pasa cuando este espacio no es como uno lo sueña? A no desesperar, hoy existen elementos para transformarlo sin tener que encarar los inconvenientes de una remodelación completa.

Azulejos

Si son de época con colores y motivos que no son de su gusto, la alternativa más simple es esmaltarlos con pintura para esta superficie. Se puede elegir el blanco como base e intervenir algún sector con pintura decorativa o vinilos. En cambio, si la estética retro no es un problema, explotarla será lo mejor y para lograrlo un buen recurso es incorporar textiles y accesorios en la gama de sus colores.

Paredes

Para el sector sin cerámica, el color está de moda y se pueden elegir desde tonos bien neutros que descansan la vista, como el off-white, celeste, aguamarina y grises claros, hasta rojizos, naranjas y verdes intensos. Últimamente, es cada vez más habitual reservar un rincón y usarlo como pizarrón (previa aplicación de pintura específica). El papel es otra opción, hoy se consiguen con estampados muy originales y coloridos: geométricos, retro y florales.

Estantes

Cuando el problema es la falta de espacio, la mejor opción es sumar estantes a la vista. En las cocinas, de estética más moderna, lo ideal es instalarlos con cuñas empotradas. Si el estilo es más romántico, nada mejor que conseguir en mercados de pulgas repisas antiguas de hierro forjado. En cualquiera de los casos, coloque sobre esos estantes los objetos de uso diario y que sean vistosos. En cambio, si lo que se quiere es actualizar la estética de los muebles, las pátinas son una solución accesible y aplicable a superficies como madera y fórmica.

Otro cambio que siempre suma es el reemplazo de los tiradores de los cajones por herrajes de aluminio, cromados, o de cerámica pintadas con distintos motivos. Menos económico, pero muy enriquecedor, es sustituir las puertas vidriadas con alambre tejido, estilo gallinero, que deje entrever lo que hay adentro. Más minimalista es sacar algunas puertas y empapelar el fondo del mueble con algún estampado que aporte color.

Pequeños cambios

Cuando no están en buen estado, reemplazar las puertas por cortinas es una vieja usanza que sigue dando muy buenos resultados. También se pueden dejar los estantes a la vista y utilizar cestas de distintos tamaños monocromáticas o de varios tonos para colocar productos de limpieza, recipientes y todo aquello que se quiera esconder.

Decoración utilitaria

Los detalles siempre cuentan, pero como la cocina es un lugar de mucho movimiento, lo más conveniente es elegir objetos que decoren, pero que además resulten útiles. Se puede destinar algún rincón para los textiles e improvisar un perchero, estilo guardería, donde dejar ver delantales, manoplas, y manteles pequeños de uso diario. Si se cuenta con un buen mesón se pueden apoyar allí contenedores de cerámica para tener a mano los utensilios. Frascos y latas de galletitas son elementos fáciles de encontrar, necesarios y de diseños muy variados que podrán adaptarse a todos los estilos.

Las frutas y verduras que no necesitan refrigeración, hoy ganaron su lugar en las cocinas y existen recipientes de todo tipo para exhibirlas: desde fruteras para colocar sobre una mesa y cestas para dejar en el piso hasta minimuebles con estantes y ruedas que se desplazan, según las necesidades.

Las macetas con hierbas aromáticas también están de moda. Son vistosas, útiles y perfuman naturalmente el ambiente. Se pueden cultivar adentro sin ningún problema. El único requisito es que haya un rincón con luz natural.

Muebles versátiles

Está de moda llevar a la cocina muebles restaurados o elaborados con materiales de desecho. Así, en sintonía con los metros cuadrados con los que se cuenta, hoy una antigua estantería de farmacia puede transformarse en un portavajilla, un archivero en minimesa móvil y la base de una antigua máquina de coser en anexo y prolongación perfecta de la mesada. Sillas y banquetas forman parte del paisaje de la cocina, aunque no pertenezcan a una mesa central. Se utilizan más bien como accesorios para tomar un café rápido o arrimar a una barra o isla multifunción. La iluminación es otro tema fuerte en este espacio. Mientras que antes alcanzaba con buena luz, generalmente blanca, hoy cada vez se busca más complementar con iluminación focalizada en determinados rincones.


LEYENDAS

Usar minimuebles con estantes y ruedas es una buena opción


Las macetas con hierbas aromáticas están de moda


Los tonos neutros como el off white descansan la vista