• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Las poltronas añaden vitalidad a las estancias

Poltronas / Cortesía

Poltronas / Cortesía

Imperan los colores neutros y los sólidos en matices intensos. Las líneas rectas y las formas orgánicas marcan la pauta en el diseño de las nuevas butacas y sillonesImperan los colores neutros y los sólidos en matices intensos. Las líneas rectas y las formas orgánicas marcan la pauta en el diseño de las nuevas butacas y sillonesLos estilos decorativos más simples, como el minimalismo o el nórdico, acaparan las preferencias de aquellos que han decidido decorar o remodelar sus hogares en los últimos meses. Es un signo muy acorde con los tiempos actuales, en los que se debe pensar concienzudamente en qué invertir, tanto por la funcionalidad como por los costos económicos.A esa lista de elementos funcionales y versátiles que personalizan las estancias de la casa, y que además representan una ventajosa inversión, se han agregado las poltronas y sillones.Formas y alturas. Cuando se va a amoblar la casa, lo primero que se considera son los accesorios y mobiliario para la cocina, el comedor y la sala. En esta última área, las poltronas se consideraban, hasta ahora, sólo como complementos.Hoy en día, las poltronas han adquirido relevancia hasta convertirse ­según las casas fabricantes y diseñadores­ en uno de los elementos preferidos del interiorismo, dado que permiten crear ambientes únicos y ­si forman parte de alguna herencia­ continuar con la historia familiar.La arquitecta Andreína Sandoval, de la tienda Stylus, explica que en esta temporada "están de moda como el mueble que aviva la casa, ya sean butacas tapizadas en piel o tela en colores muy llamativos, desde azul, turquesa, fucsia, amarillo o hasta el ciruela". De hecho, como tendencia se estila una fusión que mezcle textiles, sofás en tela y las butacas en piel.En términos de líneas y formas se observa una clara contraposición de estilos entre los modelos de butacas de diseño clásico europeo ­como Minotti, MDF o Moroso­ de baja altura, líneas rectas ­casi cuadradas­, las capitoneadas Windsor, hasta las series más vanguardistas de líneas curvas, asimétricas, con espaldares y asientos anchos y de formas más orgánicas que se asemejan a capullos fl orales, conchas marinas o de siluetas geométricas, como cubos y óvalos. Esta diversidad "facilita jugar con alturas diferentes en una misma habitación, concentrándose en el mobiliario, lo que rompe esa linealidad continua, que puede llegar a ser monótona, y se obtiene dinamismo y mayor vitalidad", explica Nora Toledano, socia del grupo Stylus.Distribución. Al integrar poltronas nuevas ­o restauradas­ a un área específica, se deben tomar en cuenta las dimensiones generales de la butaca, si hay configuraciones preexistentes y, por supuesto, los gustos de las personas.Uno de los principios del diseño de interiores más aplicados es la triangulación. Se trata de "una forma de distribución que se basa en colocar el sofá como eje central y frente a éste, en línea recta o en diagonal, las butacas con una mesa en el medio", señala la arquitecta Ana Sanz, jefa de compras del grupo Capuy y BoConcept.Otra de las propuestas, además de las comunes disposiciones en L o en C, es hacer un diseño en curvas, "con el sofá pegado a la pared y los sillones en las esquinas, lo que delimita el espacio y aumenta los corredores de tránsito", puntualiza Sandoval.Si bien se asocia el uso de butacas exclusivamente a las salas de estar, también son ideales para otras habitaciones, como estudios de lectura, ofi cinas, dormitorios ­donde se pueden situar junto a la ventana­ o, incluso, en algún clóset tipo vestier, lo que aporta un toque original, moderno y cómodo.También se tienen los diferentes chesslongs ­sillones bajos, reclinables, más alargados y cuya curvatura se ajusta a la del cuerpo­, que representan otra opción de este tipo de mobiliario para mezclar en los espacios y que, por su forma característica, logra el tan necesario balance y da un aire sofi sticado y contemporáneo a la estancia.Un aspecto importante es el color y las texturas, por la superposición de telas ­brillantes, mate e incluso la gamuza, la seda y la piel­ para, de acuerdo con Toledano, diseñar áreas más casuales y ligeras, ya no tan sobrias como en años anteriores, en una especie de minimalismo cálido.Clásicos. En el diseño interior y de mobiliario existen toda clase de estructuras y accesorios elaborados por reconocidos creadores, en diferentes décadas, que no pierden vigencia, y las butacas y sillones no son la excepción.Entre los denominados íconos modernos se destacan la butaca Barcelona de Mies van der Rohe, con sus dos cojines tachonados y base en forma de X en aluminio. Otros son el modelo Coconut de George Nelson, cuya elegante silueta imita a un tercio de la fruta que inspiró su nombre; la Cone de Verner Panton, en diversos matices de neón; la silla Egg de Arne Jacobsen, con respaldar alto y base giratoria que la hacen una de las más imitadas en el mundo; y la Ball de Eero Aarnio con una estética futurista.Las poltronas clásicas son muy valoradas en el mercado, por su diseño atemporal, por ser sinónimos del lujo y porque representan una buena inversión. También se pueden utilizar para dar visos retro a cualquier ambiente.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los estilos decorativos más simples, como el minimalismo o el nórdico, acaparan las preferencias de aquellos que han decidido decorar o remodelar sus hogares en los últimos meses. Es un signo muy acorde con los tiempos actuales, en los que se debe pensar concienzudamente en qué invertir, tanto por la funcionalidad como por los costos económicos.

A esa lista de elementos funcionales y versátiles que personalizan las estancias de la casa, y que además representan una ventajosa inversión, se han agregado las poltronas y sillones.

Formas y alturas. Cuando se va a amoblar la casa, lo primero que se considera son los accesorios y mobiliario para la cocina, el comedor y la sala. En esta última área, las poltronas se consideraban, hasta ahora, sólo como complementos.

Hoy en día, las poltronas han adquirido relevancia hasta convertirse ­según las casas fabricantes y diseñadores­ en uno de los elementos preferidos del interiorismo, dado que permiten crear ambientes únicos y ­si forman parte de alguna herencia­ continuar con la historia familiar.

La arquitecta Andreína Sandoval, de la tienda Stylus, explica que en esta temporada "están de moda como el mueble que aviva la casa, ya sean butacas tapizadas en piel o tela en colores muy llamativos, desde azul, turquesa, fucsia, amarillo o hasta el ciruela". De hecho, como tendencia se estila una fusión que mezcle textiles, sofás en tela y las butacas en piel.

En términos de líneas y formas se observa una clara contraposición de estilos entre los modelos de butacas de diseño clásico europeo ­como Minotti, MDF o Moroso­ de baja altura, líneas rectas ­casi cuadradas­, las capitoneadas Windsor, hasta las series más vanguardistas de líneas curvas, asimétricas, con espaldares y asientos anchos y de formas más orgánicas que se asemejan a capullos fl orales, conchas marinas o de siluetas geométricas, como cubos y óvalos. Esta diversidad "facilita jugar con alturas diferentes en una misma habitación, concentrándose en el mobiliario, lo que rompe esa linealidad continua, que puede llegar a ser monótona, y se obtiene dinamismo y mayor vitalidad", explica Nora Toledano, socia del grupo Stylus.

Distribución. Al integrar poltronas nuevas ­o restauradas­ a un área específica, se deben tomar en cuenta las dimensiones generales de la butaca, si hay configuraciones preexistentes y, por supuesto, los gustos de las personas.

Uno de los principios del diseño de interiores más aplicados es la triangulación. Se trata de "una forma de distribución que se basa en colocar el sofá como eje central y frente a éste, en línea recta o en diagonal, las butacas con una mesa en el medio", señala la arquitecta Ana Sanz, jefa de compras del grupo Capuy y BoConcept.

Otra de las propuestas, además de las comunes disposiciones en L o en C, es hacer un diseño en curvas, "con el sofá pegado a la pared y los sillones en las esquinas, lo que delimita el espacio y aumenta los corredores de tránsito", puntualiza Sandoval.

Si bien se asocia el uso de butacas exclusivamente a las salas de estar, también son ideales para otras habitaciones, como estudios de lectura, ofi cinas, dormitorios ­donde se pueden situar junto a la ventana­ o, incluso, en algún clóset tipo vestier, lo que aporta un toque original, moderno y cómodo.

También se tienen los diferentes chesslongs ­sillones bajos, reclinables, más alargados y cuya curvatura se ajusta a la del cuerpo­, que representan otra opción de este tipo de mobiliario para mezclar en los espacios y que, por su forma característica, logra el tan necesario balance y da un aire sofi sticado y contemporáneo a la estancia.

Un aspecto importante es el color y las texturas, por la superposición de telas ­brillantes, mate e incluso la gamuza, la seda y la piel­ para, de acuerdo con Toledano, diseñar áreas más casuales y ligeras, ya no tan sobrias como en años anteriores, en una especie de minimalismo cálido.

Clásicos. En el diseño interior y de mobiliario existen toda clase de estructuras y accesorios elaborados por reconocidos creadores, en diferentes décadas, que no pierden vigencia, y las butacas y sillones no son la excepción.

Entre los denominados íconos modernos se destacan la butaca Barcelona de Mies van der Rohe, con sus dos cojines tachonados y base en forma de X en aluminio. Otros son el modelo Coconut de George Nelson, cuya elegante silueta imita a un tercio de la fruta que inspiró su nombre; la Cone de Verner Panton, en diversos matices de neón; la silla Egg de Arne Jacobsen, con respaldar alto y base giratoria que la hacen una de las más imitadas en el mundo; y la Ball de Eero Aarnio con una estética futurista.

Las poltronas clásicas son muy valoradas en el mercado, por su diseño atemporal, por ser sinónimos del lujo y porque representan una buena inversión. También se pueden utilizar para dar visos retro a cualquier ambiente.