• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

El estilo rústico muestra su lado sofisticado

Estilo rústico

Estilo rústico

La tendencia propone reciclar, mezclar objetos y mobiliario antiguo para crear una atmósfera elegante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Da la impresión de que se acaba de entrar a la casa de campo de alguna abuelita de cuento o película europea: tonos pasteles, cojines y edredones de flores, muebles de madera con pintura desconchada, detalles en hierro forjado. Así es el estilo shabby chic que en español podría traducirse como "descuidado pero elegante" y que se inspira en los hogares de la campiña inglesa. 

Y si bien a primera vista puede parecer un tanto recargado o atemporal lo cierto es que su propuesta de reciclar muebles antiguos y decorado romántico y mezclarlos con detalles más actuales acapara desde hace algún tiempo revistas de decoración y sitios web. 

Por eso, aquí una guía con los códigos básicos para hacer propia esta tendencia y tres proyectos fáciles para llevar a cabo en casa. 

Cinco reglas de oro 

1 | Decir sí a lo ecléctico No tener miedo de mezclar distintos acabados, colores y estilos, incluso de épocas diferentes. Madera, hierro forjado, telas de flores, adornos o platos de porcelana colgados de la pared... mientras el efecto sea agradable a la vista todo es válido. 

2 | Mirar hacia el pasado Buscar en el baúl de los recuerdos, en la casa de la abuela o en una venta de garaje ese candelabro de los años setenta, aquel florero de porcelana o cualquier otro detalle que ensalzará cualquier espacio moderno. 

3 |Pintar y restaurar la madera Los muebles del shabby chic suelen ser vintage o de segunda mano. Armarios, gaveteros, mesas de noche y de comer se pintan, se lijan y se vuelven a pintar para lograr ese efecto rústico o antiguo. 
Otra opción es patinar (darle un look envejecido). 

4 |Dejarse seducir por los blancos y sus amigos Combinar distintos tonos de blancos es uno de los sellos de este tipo de decoración. Así paredes blancas, mesas de noche blanca, una cama cubierta por un edredón y almohadones del mismo color son un acierto seguro. Si se quiere variar la paleta optar siempre por los tonos pasteles: rosa, verde agua, lila y azul cielo. 

5 | Abrirle la puerta a la primavera Las flores están tan presentes en este estilo que bien pudiese creerse que es una oda a la primavera. Y es que casi. No se trata únicamente de disponer de arreglos florales en el interior y exterior (jardines, balcones y terrazas) del hogar, sino de lucir ese tipo de estampados en edredones, forros de cojines, alfombras, cortinas, manteles y demás textiles. 

Tres fáciles proyectos 

1 | Muebles "envejecidos" Puesto que la filosofía de este estilo se basa en reciclar y reutilizar no resulta para nada extraño que la madera con un look patinado o envejecido sea una de las técnicas más usadas del shabby chic. 

Para patinar es necesario: aplicar un sellador o base, dejar secar un día, mezclar la pintura del color en que se desea la pátina (generalmente es gris o blanco) con óleo y tiza pulverizada y aplicarla en áreas pequeñas usando una brocha. Inmediatamente quitarla con un trapo para darle efecto de patinado (el movimiento debe ser como si se estuviese restregando la superficie). 

Otra opción es: pintar el mueble de un color base, dejar secar, luego pintar con otro tono y lijar. A medida que se raspe la última capa se verá la pintura base de fondo. El efecto que se desea dar es como si el paso del tiempo hubiese arrancado una capa de pintura. Ambos procedimientos se pueden aplicar a todo tipo de muebles de madera: mesa de centro, comedor, sillas, cómodas, armarios, repisas y un sinfín más. 

2 |Un jardín pajarera Como en el shabby chic las flores son omnipresentes, este proyecto personifica perfectamente el espíritu romántico, y hasta un poco anticuado, del estilo. Es muy simple: se trata de utilizar una jaula para pájaros ­de esas que se consiguen en las tienda de mascotas­ y colocar macetas con plantas en su interior. Para eso es necesario: retirar el techo o parte superior de la jaula (en la mayoría de los casos es removible) y la bandeja para que el agua pueda drenar. Una combinación de flores y plantas colgantes ­que se cuelen entre las rejas­ es ideal. 

3 | Individuales en pastel Las telas en colores pasteles o flores ­bien sea en edredones, en forros de silla o hasta en individuales­ representan muy bien este estilo inglés. La idea es fácil de hacer: sólo basta con buscar individuales de lino o algodón de esos que se usan para cubrir la madera y protegerla de los líquidos y el uso diario, remojarlos en agua con algunas gotas de colorante de comida (usar guantes para no mancharse la piel), colocarlos sobre papel secante y dejar que seque. Para saber con exactitud cómo quedarán lo mejor es practicar antes con un trapo o paño de un material similar.