• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Era una cultura plástica…

Kartell: The Culture of Plastics

Kartell: The Culture of Plastics

Aunque la fábrica nació en 1949 como una manufactura de autopartes, la historia de Kartell nace de la fe que tuvo un ingeniero químico llamado Giulio Castelli en el plástico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los objetos que fabrica desde hace 60 años la firma Kartell fascinan a muchos. No sólo porque entrar en una de sus tiendas es lo más parecido a visitar lo que imaginamos podría ser la casa del personaje de Roald Dahl, Willy Wonka (todo parece hecho de caramelo), sino porque además la marca ha fabricado y comercializado diseños de muchos de los nombres más reconocidos en esta disciplina: Ettore Sottsass, Pier y Achille Castiglioni, Joe Colombo y Philippe Starck, entre otros.

Hace pocos meses, el Museo Kartell en Milán fue el escenario de la presentación de Kartell: The Culture of Plastics, un libro de 400 páginas en el que se cuenta y se ilustra la historia de tan mítica firma. Editado por Hans Werner Holzwarth, profesor de la Universidad Bauhaus, y Elisa Storace, curadora del museo, el texto fue publicado por la editorial Taschen en dos ediciones: italiano, español y portugués y otra en inglés, francés y alemán, y está, como cabe esperar, profusamente ilustrado con imágenes de las producciones de la firma.

Aunque la fábrica nació en 1949 como una manufactura de autopartes, la historia de Kartell nace de la fe que tuvo un ingeniero químico llamado Giulio Castelli en el plástico. Para él, ese material colorido y versátil era la vía para producir mobiliario encantador, excéntrico y al mismo tiempo relativamente asequible. Así que decidió dar un giro al negocio en 1963 y contrató a los mejores diseñadores de la época para que hicieran proyectos para su firma que pudieran estar presentes en casi cualquier lugar de la casa. Uno de los más recordados y populares, el famoso Componibili, una suerte de pequeño gavetero con forma tubular que comenzó a proliferar en muchas habitaciones durante los años sesenta y que todavía hoy se deja ver en muchos ambientes.

La primera tienda Kartell abrió en Estados Unidos en el año 1998 en Nueva York y hoy en día tiene 150 locales alrededor del mundo (incluido uno en Caracas, en el Centro San Ignacio).

Son muchas las piezas de Kartell que han sido transformadas en pequeños íconos de la decoración de interiores y que no es nada raro encontrarse (así como tampoco lo es hallar sus copias, lamentablemente). Especial mención merecen las sillas de Starck Louis Ghost (que cumplió hace poco 10 años) y Mr. Impossible; la lámpara Bourgie, de Ferruccio Laviani y el banco Stone, de Marcel Wanders, entre otros.