• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Una caja de cristal adornará Las Mercedes

El sistema de luminarias internas estará automatizado, lo que significa que evaluará el requerimiento de luz artificial | Fotos Cortesía Delineo

El sistema de luminarias internas estará automatizado, lo que significa que evaluará el requerimiento de luz artificial | Fotos Cortesía Delineo

Colocan primer sistema de fachada que conecta vidrio con vidrio. La reconstrucción del edificio La Pedreañera promete convertir la estructura en un llamativo espacio para oficinas con tecnología de punta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:




Pronto las miradas de quienes transiten por la calle París de Las Mercedes se detendrán seguramente en el edificio La Pedreañera. Cuando se hayan hecho los toques finales, la estructura resultará a la vista como una compleja caja de vidrio que ha aterrizado en la ciudad.
Desde 2012 arquitectos e ingenieros han trabajado para transformar lo que era una edificación residencial de cuatro pisos en un llamativo espacio de oficinas.
En todo el proceso de reconstrucción se han usado diseños y elementos vanguardistas, desde las fachadas hasta el cableado para las comunicaciones.
Los frontispicios norte y sur (este último da a la calle París) son de vidrios laminados templados. Estos, generalmente, están sujetos, por medio de unos conectores (llamados arañas) a guayas o tubos estructurales, pero en este caso la novedad es que están conectados a otros vidrios.
El ingeniero Fernando Sardi, responsable de la obra, asegura que es la primera fachada de vidrio transparente sujeta a vidrio que se erige en el país.
“Buscamos varias opciones en el mercado hasta que encontramos esta modalidad, que si bien se ha usado fuera del país, no se había implementado acá. Así que se hicieron todos los estudios de ingeniería y cálculos para la instalación y cumplir con el diseño de los arquitectos, uno que diera toda la transparencia posible”, expresa Sardi.
Para acentuar la sensación de amplitud, las plantas de cada piso no se extienden hasta la pared de vidrio, sino que se deja un pequeño espacio vacío y se cortan con barandas, también de vidrio.
El resultado de esto son 2 pantallas de 11 metros de ancho por 17 metros de alto, en las que trasparecerá la actividad de las oficinas hacia la calle.

Iluminación necesaria. Para hacer más vistosos los frontispicios, en las noches tendrán una tenue iluminación led. “Nada escandaloso, solo unas líneas de luces”, puntualiza Yazmín Díaz, arquitecta de la firma Delineo y creadora, junto a Gustavo Hobaica, de este proyecto.
El sistema de luminarias internas de componentes Siemens está automatizado, esto significa que evaluará constantemente la luz que hay en el exterior y la cantidad de personas que ocupan el recinto y proporcionará la iluminación adecuada. “Este sistema, acompañado del uso de luces led a lo interno, ayudará a ahorrar energía”, explica Sardi.
La gran apertura de toda la fachada generaba un inconveniente: cómo optimizar el uso del aire acondicionado. Hobaica indica que el techo ayuda en esta misión, pues sirve como contención al aire que trata de escaparse. Lo retiene y lo envía a las máquinas que lo enfrían de nuevo.
“Es un sistema de agua helada que garantiza una pérdida muy baja de aire”, dice el arquitecto.
Dado que el lugar albergará oficinas, se equipó con un cableado estructural (UTP categoría 6), que permite transmitir voz y datos a una velocidad de hasta un gigahertz.
El ingeniero Adolfo Remesar, responsable de esta parte de la obra, explicó que se escogió este cableado pensando en el futuro, porque actualmente la oferta de los proveedores de Internet en el país alcanza los dos megas.
“Hoy en día en otros países un ciudadano puede tener un servicio de 50 megas. El soporte usado en el edificio La Pedreañera permite transmitir a velocidades de 1.000 megas”, agrega Remesar.

Revestimientos. La edificación cuenta en total con casi 1.280 metros cuadrados de oficina y cerca de 3.000 metros cuadrados de construcción, en los que hay espacio para 32 puestos de estacionamiento. Se llevó de 4 a 5 pisos y en este último se agregará una pequeña terraza.
Para reforzar la idea de amplitud en todo el conjunto se escogió el mármol blanco, porque, a la vez que es un material resistente y de gran durabilidad, su color ayuda a reflejar la luz natural, lo que se traduce en menos uso de iluminación artificial.
Díaz indica que el mármol blanco se convierte en el elemento que termina de encajar el concepto que trabajaron para la nueva versión de La Pedreañera: “Las estructuras blancas o de colores claros generan más claridad, más sensación de espacio y altura”.

(RECUADRO)
Seguridad
Bajo los pies de los caraqueños está el peligro latente de un terremoto, es una posibilidad que los ciudadanos conjuran apenas pasa por sus cabezas. Pero un profesional de la ingeniería no puede obviar esa amenaza.
El atractivo principal del nuevo edificio La Pedreañera, ubicado en la calle París de Las Mercedes, son sus fachadas de 11 metros de ancho por 17 metros de alto de paños de vidrio templado laminado, sostenidas también por vidrio.
Fernando Sardi, ingeniero responsable de la reconstrucción de la infraestructura, indica que se tomaron todas las previsiones para evitar accidentes a la hora de un sismo fuerte.
Estas fachadas están integradas por varios paños, cada uno de ellos está compuesto por dos vidrios templados laminados, cada uno de un grosor de 6 milímetros, y están sujetos por un bitural, un plástico al que se adhieren los vidrios en caso de que se rompan.
“La idea es minimizar cualquier daño a los transeúntes y cumplir con la seguridad correspondiente”, puntualiza Sardi.
Para evitar desprendimientos de los paneles se usaron unos sujetadores, ubicados entre aquellos y sus soportes en vidrio, los cuales permiten cierta flexibilidad si hay algún temblor. Esto evitaría que las fachadas se tensen más de la cuenta y se rompan abruptamente. Este sistema ha sido implementado en estructuras fuera del país, tales como el Museo de la Música en Roma, Italia; el aeropuerto internacional de Miami, Estados Unidos; y el aeropuerto internacional Charles de Gaulle en París, Francia.

(RECUADRO)
Señas
Área: cerca de 3.000 m2 de construcción
Altura: 5 pisos
Reconstrucción: desde 2012
Materiales: vidrio y mármol blanco
Iluminación: optimización de luz natural y led
Diseño: Delineo