• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

No todo lo que brilla es oro

No todo lo que brilla es oro

No todo lo que brilla es oro

Los artículos y adornos de plata, cobre, aluminio y acero quedarán tan relucientes que parecerán un espejo con esta guía de recomendaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La bandeja de plata que regaló la tía Josefina de matrimonio es definitivamente un espectáculo, pero el tiempo y el uso constante le han robado su brillo y ahora tiene una tonalidad marrón casi negra. Lo mismo sucede con la jarra de lujo de la abuelita y con el juego de cubiertos que ha pasado de generación en generación en una misma familia. Pero eso no es todo, pues hasta las persianas de aluminio, los objetos de cobre y los electrodomésticos de acero están cubiertos de óxido.

Lo cierto es que la limpieza de los artículos de metal no es tan sencilla como la del cristal o madera, que basta con un pañito húmedo o un líquido especial para retirar el polvo. Para que los metales recuperen su resplandor habitual y se le borre el óxido o las marcas se requiere dedicarles una atención esmerada.

Plateado, no negro

La plata, ya sea en vajillas, floreros, cubiertos, joyas y mucho más, es hermosa y versátil, pero lamentablemente es más delicada que otros tipos de superficie y puede oxidarse, mancharse o rayarse. Para evitar todo eso, seguir estos cuidados:

* Si la platería no está oxidada, lavarla después de usarla en agua caliente con un detergente libre de fosfatos y limón (puede manchar la plata).

* Lavar los utensilios separados de los otros platos y cubiertos, pues pueden rayarlos.

* No usar guantes de plástico (en su lugar preferir aquellos de nitrilo o algodón) para lavar estos objetos, ya que pueden corroerlos. Utilizar un paño suave para secar.

* Jamás colocar los utensilios en el lavaplatos automático.

*Apenas observe que cambia el color de la plata hacia marrón o negro, aplicar un producto especial (en el mercado existen varios). Colocarlo con un pañito suave o incluso con algodón y luego enjuagar con agua caliente y jabón. Otra opción es probar con remedios caseros. El más popular de todos es hacer una mezcla de bicarbonato de sodio y agua caliente y aplicarla con un paño suave previamente humedecido. Una solución más arriesgada es usar pasta de dientes blanca (no de gel ni con blanqueadores). No es recomendable esta opción con la platería más fina.

* Evitar usar objetos cortantes o filosos sobre superficies de plata. Un ejemplo: no cortar queso sobre una bandeja de este material.

* Guardar los artículos correctamente es la mejor forma de protegerlos. Para esto hay que verificar que cada pieza esté completamente seca, envolverla en kleenexs libres de ácido o en paños impregnados en productos anticorrosivos que venden para ese fin y meterla en bolsas plásticas, tipo ziploc, bien cerradas para que no entre el aire.

* El uso evitará que las piezas de plata se oxiden. Aquellas que pasan años guardadas son las que tienden a ennegrecerse.

Resistente y con brillo

El aluminio es sencillo de limpiar, pero hay que tener cuidado pues se raya con mucha facilidad. Lo primero que se debe hacer si se trata de persianas u objetos que no se lavan diariamente es retirar el polvo. Para esto se puede usar cualquier limpiador jabonoso y una esponja suave. El problema con el aluminio es que pierde su brillo. Para recuperarlo existen productos especiales en el mercado o remedios caseros como hacer una mezcla de alcohol y aceite de oliva, frotarla con un paño y enjuagar.

Si se trata de ollas de aluminio, se pueden seguir estos cuidados:

* Limpiar bien para eliminar cualquier resto de suciedad que pueda tener.

* Secar a fondo con la ayuda de un trapo o paño.

* Llenar la olla con un preparado de una cucharada de vinagre o jugo de limón por cada litro de agua. Ponerla a fuego medio hasta que el agua empiece hervir.

* En caso de querer limpiar otros objetos de aluminio ponerlos dentro del recipiente.

* Dejar hervir por 10 minutos o hasta que las manchas empiecen a ceder.

* Cuando la olla esté limpia y fría, frotarla por dentro con bicarbonato y una esponja de acero inoxidable.

* Limpiar el exterior con un producto para abrillantar plata.

Elegancia radiante

Los objetos elaborados con cobre por lo general se encuentran en la cocina en forma de teteras, bandejas y platos. Para saber si la pieza es de cobre se usa un imán. Si el imán se queda pegado es que no es de cobre. Igualmente para determinar qué productos usar hay que saber si el objeto tiene un barniz o laca protectora por encima. Para averiguarlo se prepara una mezcla de vinagre blanco con bicarbonato y se aplica con un algodón (en un lugar poco visible). Si se limpia muy rápidamente es que no tiene una capa protectora de barniz. También se puede hacer una mezcla de jugo de limón con bicarbonato y aplicarla con un cepillo de cerdas suaves. Si estos remedios no resultan, probablemente tiene una capa de barniz y hay que proceder a limpiar con agua tibia y jabón. En ambos casos se abrillanta con la ayuda de un paño seco.

Práctico y reluciente

El acero es un material que se ha puesto de moda, especialmente para electrodomésticos y utensilios de cocina. Aunque hay productos específicos para su limpieza, los remedios caseros suelen funcionar. Lo primero es lavar con agua y jabón, posteriormente aplicar un paño con bicarbonato o con vinagre. El aceite de oliva también funciona para abrillantar.

 

En la web

 

Para estos y otros consejos sobre cómo limpiar objetos de metal visitar:

 

www.decoesfera.com/varios/limpieza-metales-aluminio-acero-y-plata-entre-otros

 

www.decorailumina.com/tip-del-dia/consejos-para-limpiar-los-objetos-metalicos.html

 

http://hogar.uncomo.com/articulo/como-limpiar-ollas-de-aluminio-7498.html

 

www.wikihow.com/Clean-Silver