• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

La amplia luminosidad nórdica

Sala grafito en acabado champagne / Cortesía Adriana Hoyos/Galea

Sala grafito en acabado champagne / Cortesía Adriana Hoyos/Galea

El mobiliario de baja altura y las piezas multifuncionales, ajustadas a las dimensiones de cada estancia, son las más recomendadas para no sobrecargar el espacio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diseño europeo se caracteriza, entre muchas cosas, por la practicidad. Las líneas simples, los materiales duraderos y la funcionalidad de las propuestas creativas permiten adaptarlas a otras latitudes. Actualmente se observa un cambio en la decoración de interiores, el regreso a los neutros en vez del predominio de colores intensos. La tendencia nórdica, con el estilo depurado y elegante propio de los países escandinavos –Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia–, se convierte en una de las novedades decorativas de la temporada.

Paleta cromática. Uno de los elementos que define a este particular estilo es la gama de colores base. Blancos –mates y brillantes–, suaves cremas y beiges se emplean, en primer lugar, en paredes y techos. La combinación de estos matices despeja las estancias de forma instantánea y además, por la cualidad que tienen de reflejar la luz, dan una sensación visual de orden y limpieza. Esto es ideal, afirma la diseñadora Adriana Hoyos, “para las salas, comedores y dormitorios, los cuales deben ser lo más confortables posible”.

En segundo término, los acabados brillantes y ciertos toques metalizados también se incorporan en los textiles como cortinas, lencería de cama y tapizados, “lo que aporta una apariencia lujosa y muy moderna”, apunta.

Materiales nobles. Otro de los elementos esenciales de la tendencia nórdica es el uso de la madera, especialmente las de tonalidades claras, tanto para pisos –de laminados naturales, de parquet o un porcelanato que imite las vetas originales– como para el mobiliario en general.

Alejandra Fernández, gerente de imagen de Galea, asegura: “La madera de cerezo y las laqueadas en blanco son las clásicas cuando se busca el look nórdico, por ende, serán las más vistas el próximo año en las diferentes colecciones nacionales e importadas”. También, para dar ese efecto de calidez al interior de la casa, se buscan las maderas que tengan un aspecto levemente envejecido, para lo cual las casas de diseño presentan diversas piezas elaboradas en este material que ha sido previamente tratado o restaurado.

Para las diferentes áreas del hogar, como las habitaciones principales, la sala, el comedor y hasta para terrazas exteriores, “las camas, los sofás, las poltronas y otomanas de baja altura, con base en madera, líneas rectas y combinados con tapicería en lino crudo, gamuza, algodón y cuero texturizado de colores claros, que resalten los acabados, son las mejores opciones”, señala Hoyos.

Adicionalmente, “las mesas centrales con topes de vidrio y de cristal blanco son otra de las posibilidades, así como piezas multifuncionales como bibliotecas, paneles modulares y consolas que, por la doble utilidad, maximizan la disponibilidad de almacenaje y, al mismo tiempo, no sobrecargan la estancia de muebles”, indica la gerente de imagen de Galea.

Formas y texturas. El estilo nórdico –sin ser minimalista– se distingue por la sutileza de los detalles y la búsqueda de una refinada comodidad, producto de la amplitud de los espacios interiores. Al trabajar sobre la base de madera, vidrio y colores neutros es importante agregar texturas e incorporar el toque personal a las habitaciones para lograr un balance. Entre los accesorios, “las alfombras de área, de fibra gruesa y con figuras abstractas o estampadas son ideales para enmarcar la cama, el estar o algún rincón de lectura”, dice Fernández. Los cojines, almohadones y demás acentos como cuadros –de colores variados o de motivos originales–, los maxifloreros o las pantallas de lámparas en materiales naturales como rafia o bambú “crean texturas interesantes y un necesario contraste que vitaliza el espacio”, añade.

Otra de las alternativas que se ajustan a esta tendencia es incluir algún tipo de estampado en uno de los puntos focales de la habitación. El conocido diseño “pata de gallo”, los de temática vegetal o los patrones de figuras tradicionales, al igual que los ultramodernos, como los geométricos e incluso versiones no recargadas del animal print, se pueden utilizar en tapetes o mantas decorativas sobrepuestas en los brazos o espaldares de los muebles.

El papel tapiz es otro de los recursos preferidos para crear texturas. En franjas rectas –horizontales o verticales–, en una pared lateral o de fondo, el añadir papel tapiz en la decoración puede convertirse en “un detalle especial que aporta calidez a los ambientes”, explica Hoyos.

Clásicos industriales. Al ser una corriente escandinava, las piezas de diseño y de influencia industrial se integran fácilmente a los espacios. Clásicos del interiorismo como las sillas Panton, las del catálogo de Kartell y las Eames –en blanco y de colores– además de utensilios diarios, elaborados en metal –principalmente–, aportan coherencia y esos toques personales propios de otros países alejados del frío nórdico.         

Finalmente, una adecuada iluminación, en la que se combinen fuentes naturales con lámparas cenitales y esquineras, armoniza todos los elementos de la decoración. “El acero inoxidable y las aleaciones son los materiales preferidos para estos complementos, por el impacto visual que generan y porque los colores metálicos aportan sofisticación al ambiente”, resalta Hoyos. Si bien el estilo nórdico es netamente europeo, su estética moderna y acogedora lo consolida como una opción incluso para los hogares del trópico.

Señas

Adriana Hoyos

Calle Madrid con Trinidad, Las Mercedes

Teléfono: (212) 993 6343

www.adrianahoyos.com

 

Galea

Calle París, Las Mercedes.

Teléfonos: (212) 993 3535/ 4141

 

Urbanización Sorocaima, La Trinidad.

Teléfono: (212) 943 0909

 

Centro comercial Casa Mall, Los Naranjos.

Teléfonos: (212) 988 1565/ 1074

www.galea.com.ve