• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Rosas para todos los jardines

Rosas

Rosas

Riego moderado, tierra suelta y enriquecida, además de mucho sol, son algunas de las claves para mantener la planta saludable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las rosas han inspirado canciones, historias y poemas. También se han convertido en símbolo, según sus colores, de múltiples sentimientos. Es por eso que tener una rosa o un rosal en casa puede ser una buena opción para aquellos que celebran y disfrutan la belleza estimulante de esta flor.

Lucy Gómez –ex directiva de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales y con diez años de experiencia en cultivos urbanos– indica que en Venezuela, por tener variedad de climas y temperaturas constantes, se dan muy bien diversos tipos de rosas.

“Se pueden conseguir todas las variedades miniaturas y casi todas las arbustivas, además de los híbridos de té. Hay unas que sólo florecen una o dos veces al año y otras que florecen todo el tiempo. Estas últimas son más fáciles de cuidar”, comenta.

William Orsa, de Jardín Las Mercedes, sugiere que en vez de comprar las semillas –que son para los más conocedores– es mejor comprar una rosa ya florecida. “Luego se puede cortar un tallito de la mata, se colocan hormonas para que las raíces salgan más rápido y luego se siembra en la tierra”, explica, y agrega que se pueden cultivar en cualquier época del año.

Amantes del sol

“A las rosas hay que brindarles toda la luz posible”, afirma enfático Orsa. “Todas las variedades necesitan al menos seis horas de sol directo; si es más tiempo mejor, porque a ellas les encanta”.

Sin embargo, indica que es bueno conocer los orígenes de la rosa. “Si la vas a sacar de un sitio frío al centro de Caracas, la mata va a sufrir. Entonces hay que preguntar de dónde viene. Si viene de un lugar que no es cálido, hay que tomar precauciones y no hay que ponerla a pleno sol, sino ir acercándola poco a poco a la ventana para que se vaya adaptando”, dice.

Además de la luz, se deben tener en cuenta las corrientes de aire. “No se puede poner la rosa –o ninguna mata– en un lugar donde pegue mucho viento porque eso la reseca”, señala Gómez. Asimismo sugiere que se riegue una o dos veces a la semana, mientras que Orsa recomienda que sean tres veces. Pero ambos coinciden en lo mismo: está prohibido enchumbarla.

“Tampoco se puede regar al mediodía porque eso quema la planta. Hay que hacerlo en la mañana temprano o en la tarde cuando no haya tanto sol y nunca se pueden regar por encima porque estas flores son delicadas”, agrega Gómez. “También es importante que cuando se riegue se haga completamente, es decir, que el agua salga por debajo”, menciona.

Otros cuidados

Gómez explica que todas las rosas necesitan tierra suelta y enriquecida, pero también conocer cuál variedad se adquiere para darle un cuidado más adecuado. Añade que en la mayoría de los viveros se consiguen la rosa miniatura y las de talle alto. “Para estos tipos, lo mejor es la tierra negra normal y abono para florecer. Éste tiene nitrógeno, fósforo y potasio, con mayor concentración de este último y es ideal para las plantas que florecen todo el año”.

Asimismo enfatiza que el abono siempre debe colocarse con el riego y nunca más de la cantidad indicada en las instrucciones del producto para evitar quemar el rosal.

Pino Aufiero, de Jardín Scirocco, recomienda fumigarla cada 15 días o una vez al mes para que la planta se mantenga sana. “También hay que podarlas y usar abonos químicos. Yo sugiero el de floración y mantenimiento para cuando la planta está grande”, agrega.

En cuanto al recipiente para sembrarla, Orsa sugiere que tenga suficiente espacio. “Las raíces de la rosa son largas, entonces es bueno comprar una maceta grande. Las de barro pueden funcionar, pero no duran mucho porque el agua las daña, así que es mejor que sea de plástico. Las rosas miniaturas o bebés, cuyas raíces pueden llegar a los veinte centímetros, sí se pueden tener en macetas más pequeñas”, explica.

Cultivar rosas en el hogar no es un asunto de expertos. Aufiero considera que cualquiera puede tenerlas. “Con la luz adecuada y buena tierra, además de cuidados, se puede tener una buena rosa o rosal en la casa”. Buenas noticias para aquellos que, sin ser floricultores, quieren adornar sus ventanas, balcones o jardines con esta flor inspiradora.

Lo que dicen las hojas

El libro Rosas de Halina Heitz explica que las hojas de las rosas indican cuándo hay carencia de algún elemento:

Carencia de nitrógeno: los síntomas son brotes débiles y hojas pequeñas, de color verde pálido, que caen pronto y a veces están cubiertas de puntos rojos.

Falta de potasio: las hojas jóvenes llevan reflejos rojos y las más antiguas tienen los bordes parduzcos.

Requerimiento de fósforo: las hojas presentan manchas purpúreas que parecen quemaduras y se caen pronto.

Falta de magnesio: las hojas presentan en el centro zonas muertas de color rojo-amarillento.

Clorosis: carencia de hierro. Sólo son verdes los nervios de las hojas.

Atención a los bichos

Lucy Gómez indica que, al menos en Caracas, hay que estar atento a dos enemigos de las rosas: los pulgones y los gusanos. “Los primeros son animalitos verdes que se comen los pétalos. Cuando se vea uno hay que echar rápido un insecticida para plantas y con eso generalmente se mantienen a raya”.

Los gusanos son otra amenaza, pero Gómez señala que son fáciles de detectar. “Se sabe que están allí porque se comienzan a ver huecos en las hojas. Hay que sacarlos y matarlos. Existen personas que les ponen una tapita de refresco llena de cerveza y, cuando la estén tomando, los atrapan”.

Indica que cuando las hojas se ponen negras por causa de una bacteria es mejor botarla ya que no se va a salvar y puede transmitírsela a otras plantas.

Para seguir aprendiendo

Para la tercera semana de octubre, tentativamente, se realizará en el Mercado de Chacao una serie de talleres en los que se tratarán temas como el cultivo de plantas urbanas, la construcción de minijardines y el uso de abonos y el combate de plagas en el jardín, entre otros. Esta iniciativa, denominada Un Jardín en tu Ventana, brinda la oportunidad a los participantes de aclarar dudas específicas sobre el cultivo y cuidado de varias plantas y flores específicas, incluyendo las rosas. Para más información se puede contactar a Lucy Gómez por el teléfono (0414) 404 1521 o el correo: nuevatoledo@gmail.com.