• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Planificar reduce el estrés de la mudanza

El estrés de la mudanza se reduce con organización/ Internet

De tres a cuatro semanas de antelación es tiempo suficiente para buscar información sobre las formas más seguras y económicas de embalar y transportar los objetos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estrés, agotamiento y un sinfín de objetos a los que no se les consigue utilidad pueden ser compañeros de la mudanza cuando no se tiene la previsión de planificar y organizar el traslado de un lugar a otro.

Mudarse de domicilio o incluso de lugar de trabajo, implica un cambio no sólo físico sino también emocional. No es casual que varios estudios le hayan otorgado a este proceso el tercer lugar de la lista de detonantes de estrés.

Tener objetos que no sabe dónde ubicar ni qué hacer con ellos suele ser uno de los factores desencadenantes de este potencial episodio de ansiedad. Gisela Rondón ha cambiado de residencia en dos oportunidades y, además, ha colaborado en los procesos de mudanza de algunos de sus familiares.

“Siempre hay que regalar o botar muchas cosas porque no te lo puedes llevar todo y es complicado decidir qué hacer”, subraya.

A pesar de no existir fórmulas matemáticas para garantizar el éxito en una mudanza, la planificación es una herramienta útil para disminuir los niveles de preocupación y trasladar los bienes sin problemas. De tres a cuatro semanas de antelación es tiempo suficiente para buscar información sobre las formas más sencillas, seguras y económicas de embalar y transportar los objetos, afirma Marco Lepore, dueño de la empresa El Contenedor, dedicada a proveer materiales especializados para embalaje.

“Es importante saber con cuánto presupuesto se cuenta para realizar la mudanza, pues dependiendo de eso se contratan los servicios de algunas compañías dedicadas a esta labor o se decide por hacerlo uno mismo”, señala.

Organizar y embalar en casa para luego contratar el servicio de transporte es la opción más económica. Para ello es indispensable preparar un buen plan de logística que comienza con la búsqueda de los materiales para envolver y empacar las pertenencias de una forma segura, lo cual impedirá daños durante la movilización.

Manos a la obra. Cajas de cartón de diferentes tamaños, papel periódico, papel bond, plástico de burbujas, cinta adhesiva y marcadores para identificar las cajas forman parte de las herramientas básicas para empezar con buen pie el proceso.

“Conseguir cajas nuevas o en buen estado puede ser una tarea difícil. Las cajas usadas, por lo general, están maltratadas y han perdido consistencia, están sucias o tienen insectos”, advierte Lepore y a la vez recuerda que fue justamente su experiencia tras la pista de cajas en buenas condiciones para mudarse de hogar, una de sus motivaciones para incursionar en el negocio de proveer este tipo de implementos.

Las cajas muy grandes (60 x 50 x 40 cm) no son tan recomendadas, pues son difíciles de manipular posteriormente, aunque pueden ser usadas para trasladar textiles; mientras que las de tamaño mediano (55 x 35 x 35 cm) son útiles para transportar los enseres de cocina y las pequeñas (40 x 30 x 28 cm) se emplean frecuentemente para guardar los libros.

Cada una debe contener objetos de la misma categoría y estar claramente identificada, para luego conseguirla fácilmente cuando se vayan a colocar en el nuevo espacio.

Los objetos frágiles se embalan preferiblemente en plástico de burbujas, recomienda Lepore. También puede emplearse papel bond o papel periódico, para sumar resistencia a las piezas que puedan romperse.

Por la cocina

Sol Rivero ha perdido la cuenta del número de las mudanzas en las que ha ayudado a embalar. “Yo trabajo limpiando en casas de familia, pero un día me pidieron ayuda en la mudanza y desde ese momento, también me dedico a eso con mi hija cuando me lo piden”, dice.

Cuando le ha tocado sumarse a estas labores, Rivero prefiere comenzar por el área de la cocina. “Con papel periódico envolvemos las copas, platos, vasos y objetos frágiles. Luego colocamos anime en las cajas para que vayan más seguras”. Asegura que empaquetar los adornos es la tarea más ardua.

Cargar las cajas amerita una buena técnica. Rivero y Lepore aconsejan identificarlas para que quienes las trasladen tomen sus precauciones.

“Las cajas deben ser manipuladas con el mismo cuidado con que se bajan del medio de transporte. Por ejemplo: a los objetos frágiles no se les debe poner cajas encima”, resalta Rivero.

Aunque algunos de estos detalles pueden resultar obvios a simple vista, son muchos los que los olvidan cuando los ataca la ansiedad de realizar el embalaje y traslado.

Reglas de oro

*Planifique con tiempo y busque las mejores opciones para los servicios que requiera.
*Lleve consigo sólo los objetos que vaya usar. Seleccione los que no necesite y regálelos o véndalos.
*Empaque de último la ropa o los objetos que vaya a requerir los días antes de la mudanza.
*Asegúrese de limpiar el nuevo inmueble para que pueda descargar las pertenencias al llegar.
*Involucre a todos los miembros de la familia en la mudanza para agilizar el proceso.

Para mayor información consulte el sitio de El Contenedor: www.elcontenedor.com.ve