• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Oficinas más acogedoras

Las sillas para oficinas son más cómodas, las mesas más versátiles y con espacios para colocar las herramientas de trabajo, y las áreas de trabajo se integran cada vez más

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de años llenas de estantes dedicado simplemente a almacenar documentos y escritorios simples con la única función de sostener la computadora y el teléfono, ahora las oficinas intentan ser realmente un segundo hogar para los que pasan horas y horas allí.

En el Salone Ufficio/Workplace 3.0, en el marco del Salón del Mueble de Milán, quedó claro que ahora en las empresas los espacios personales se dividen con tabiques lo suficientemente altos como para lograr que cada quien se concentre en su trabajo y tan bajos como para permitir la interacción con el resto de la oficina. También cobran importancia las salas de reuniones que asemejan más bien un comedor con lámparas en un nivel bajo como lo demuestran los modelos de las marcas Actiu y Swedese.

Las texturas de las butacas son suaves y se destacan por sus colores naranja, coral, azul claro, verde claro y tonos crema y beige como las de Walter Knoll. Siempre montadas en un marco blanco mate, acero o de maderas claras. Pero aún más: ahora abundan los espaldares muy elevados, en un memorable recuerdo de las sillas Egg (1958) del genio del diseño total Arne Jacobsen. Se trata de hacer los momentos de reunión cada vez más cómodos, en este sentido Actiu presentó sus sillas Badminton con espaldar tan alto como se puede.

En el caso de las mesas, basta ver la Oscar de Valsecchi 1918 para notar que entre la madera y el cuero se forman espacios para colocar los planos. La mesa se complementa con la silla Lina y el taburete Lucio, con bolsillos a los lados para guardar herramientas de trabajo.

Así que todas las opciones se encaminan a mantener un espacio de trabajo cómodo con estantes abiertos donde todo está a la mano con salas de reuniones tan "amigables" como sea posible. Casi tan acogedor como el propio hogar.