• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Objetos que rescatan los viejos métodos

Los jarrones The Story Vases se realizaron con la colaboración de mujeres zulúes

Los jarrones The Story Vases se realizaron con la colaboración de mujeres zulúes

La exposición Fuera de serie exhibe obras que recurren a sistemas artesanales o industriales en desuso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tomas Kral, diseñador eslovaco afincado en Suiza, empleó los moldes con los que a finales del siglo XIX se hacían quinqués en la Real Fábrica de Cristales de la Granja de San Ildefonso (Segovia) para crear con técnicas tradicionales de cristal soplado una moderna colección de jarrones y cristalería.

A escasos metros, unas sillas y taburetes de hojas de enea han mutado en percheros, maniquíes y lámparas bajo el diseño del catalán Guillem Ferrán y la manufactura artesana de Casa Constante, una empresa familiar de L’Olleria (Valencia) con casi un siglo de vida. Y si se descuida, el visitante pisará la alfombra Trepitjada, que evoca las huellas de unas pisadas caóticas mediante decenas de suelas de hojas de esparto de las tradicionales alpargatas que confecciona la empresa murciana Antonia Molina.

Todos esos sugerentes objetos que se exponen en CentroCentro Cibeles, el espacio cultural de la sede del Ayuntamiento de Madrid (España), suponen una moderna lectura de formas y materiales insertos, en algunos casos, desde hace muchos siglos en el patrimonio cultural de la humanidad. Y de eso es de lo que trata la exposición Fuera de serie. Cosas que el diseño puede cambiar, comisariada por Ana Domínguez Siemens.

"Lo que queremos es que a la gente normal y corriente que piensa que el diseño lo único que hace es encarecer los productos, se le quite esa idea de la cabeza", explica Domínguez Siemens.

Experimentar con ideas. La comisaria ha seleccionado para la muestra 16 proyectos de diseñadores que buscan "reinventar y dar una nueva salida" a productos y materiales existentes.

En algunos casos es la crisis la que ha forzado a fabricantes a experimentar con nuevas ideas para encontrar salidas al negocio. Pero el común denominador de los trabajos es que se ha recurrido a procesos artesanales, en muchos casos en decadencia, o a métodos industriales que están quedando obsoletos.

Es el caso del diseñador inglés Michael Young, que aborda en Hong Kong una serie de productos con la empresa EOQ. Ha recurrido a una fábrica de carcasas de computadoras para hacer la silla 4a a partir de aluminio reciclado.

Y hasta ha empleado una división de componentes de cocina para construir la lámpara Bramah. El madrileño Jaime Hayón también recurrió a una fábrica, en este caso de piezas de aviones para elaborar la mesa Tambor.

Las diseñadoras del colectivo Front han facturado los jarrones con cuentas de The Story Vases con técnicas artesanas de KwaZulu-Natal (Suráfrica) y la colaboración de las mujeres zulúes. Las lámparas de Álvaro Catalán de Ocón hechas por indígenas colombianos y la joyería de la francesa Florie Salnot con plásticos usados elaborada por mujeres saharauis, son otros ejemplos de viejos métodos rescatados para crear nuevos objetos a través del diseño.