• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Memory foam: ideal para almohadas y colchones

Memory foam: ideal para almohadas y colchones | Archivo

Memory foam: ideal para almohadas y colchones | Archivo

Billones de pequeñas celdas abiertas hacen que esta espuma recupere su forma lentamente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La memory foam es también conocida como espuma viscoelástica, básicamente es igual a la gomaespuma, solo que al momento de fabricarla se emplean otros químicos y obtiene una propiedad de “memoria” que marca la diferencia. La fórmula inicial fue desarrollada por el Ames Research Center de la NASA (National Aeronautics and Space Administration) durante los años setenta.

Su estructura interna está hecha de billones de pequeñas celdas abiertas que hacen que la almohada o colchón recupere su forma lentamente. La clave del material está en que posee una propiedad termosensible; es decir, que responde ante cambios en la temperatura, con el calor, el material se vuelve más suave y con el frío, más firme.

La memory foam sabe adecuarse perfectamente al cuerpo y permite brindar el apoyo justo a todos y cada uno de los puntos que descansan sobre él. Ayuda a reducir dolores de cuello o espalda relacionados con la posición al dormir, pues permiten la alineación perfecta de la columna, por eso el cuerpo no necesita cambiar de posición, consiguiendo así una noche de sueño ininterrumpido y de mejor calidad.

El uso del producto en el sector de salud es amplio. Los colchones de espuma viscoelástica son diseñados para pacientes que requieren estar en cama largos períodos de tiempo sin moverse y son propensos a desarrollar úlceras o llagas de presión.

Aunque existe la creencia de que es un material que tiende a ser caliente, la realidad es que el memory foam tiene una tecnología avanzada que permite el paso del aire, el cual se “lleva” el exceso de calor.

Algunos productos hechos con esta espuma pueden tener un “olor a químico”, eso se debe a que en el proceso de manufactura no terminan de “curar”. Si al comprar una almohada memory foam llega a percibir cierto olor, simplemente se deja ventilar 24 horas para que desaparezca.