• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Manos francesas dan forma a la madera venezolana

Marc Flallo

Marc Flallo

Marc Flallo llegó como turista y halló su vocación al formarse como carpintero en el taller de Casa Curuba en Quíbor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A mediados de los años ochenta llegó a Venezuela como turista, y le gustó tanto lo que encontró aquí que echó raíces. En sus andanzas tempranas por estas tierras conoció al carpintero-ebanista de origen austríaco Rudolf Stejskal, quien vivía en Quíbor y estaba ligado al proyecto Casa Curuba.

Relata el francés Marc Flallo, reconocido actualmente como diseñador y artesano de muebles en madera, que mientras asistió a Stejskal jamás utilizó una herramienta de carpintería, simplemente cargaba madera y lijaba, pero sobre todo, observaba el quehacer de Rudy, quien “casi no hablaba, parecía un duende”, recuerda.
En 1989 Stejskal falleció en un accidente y Flallo pidió a los promotores de Casa Curuba que lo dejaran en el taller de Quíbor, donde trabajó bajo la jefatura de Edison Daza.
“Edison es carpintero, oficio que heredó de su familia. Posee un bagaje técnico muy amplio”, reconoce Flallo. “Con él aprendí a trabajar la madera, mientras que los aportes de diseño los obtuve de Rudy y Emile Vestuti”.
Con la práctica, Flallo descubrió que le era fácil diseñar y crear. Señala que pocas veces ha desarrollado bocetos previos porque tiende a diseñar mientras va produciendo. Las ideas nacen de las necesidades: “Hago los objetos que me hacen falta”.
 
Clásico propio. En 2003 Flallo se alejó definitivamente del taller quiboreño para asentarse en Barquisimeto. Sentía que había agotado un ciclo y que debía dedicarse a sus propios proyectos, orientados a formas menos tradicionales.
Confiesa que el objeto que más le gusta diseñar es la silla, “por todos los factores que involucra: altura, ángulos, texturas y la ergonomía para que sea confortable”. Considera que una de sus piezas más acabadas es la silla AME, que estuvo recientemente en la exposición NoMateria, realizada en el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.
AME conjuga cuero, ejes de bronce para las juntas y maderas preciosas venezolanas en planos inusuales, una síntesis de la investigación llevada a cabo por Flallo para lograr nuevos ensamblajes para las maderas no convencionales.
Además de sillas, el diseñador de origen francés ha creado bancos, mesas y objetos pequeños como cajas, percheros y portarretratos. Visualmente su estilo es sencillo, pero de concepción compleja.
Si bien no ha configurado un portafolio o catálogo, entre su producción destacan la silla Dorso, los bancos Maquir y Tijera y la mesa de centro Tepuy, sumamente orgánica y libre. Asimismo, ha abordado trabajos a la medida para residencias particulares y para los hoteles Eco-Inn de Acarigua y el Biotel Suites de Barquisimeto.
 
Las influencias. Para Flallo el espacio del taller es lúdico y placentero. Considera que su inspiración estética primigenia se halla en los muebles modernos de los años cuarenta y cincuenta que vio en su casa durante su niñez en la Costa Azul. También dice que tiene influencia de Bauhaus y del minimalismo japonés.
Le cuesta un poco determinar el bagaje cultural obtenido en Venezuela. Inicialmente reconoció que admira el trabajo de Vestuti y de Miguel Arroyo, hasta que llegó a la conclusión de que sus piezas también poseen “algo” tomado de los indígenas, como la apariencia zoomorfa y las patas cóncavas, apropiación que ha hecho de forma inconsciente: “Esa apariencia artística como de animal me sale de manera natural”. De allí surgió la silla Cerbatana.
La impronta venezolana también está en los materiales que utiliza, una amplia gama de maderas preciosas, menos el samán, que no le gusta. Sin embargo, por razones ambientales emplea como base la madera de pino extraído del bosque de Uverito.
En sus realizaciones más recientes, Flallo tiende a incorporar cada vez más los metales como el bronce, el acero inoxidable y el hierro, siempre en el esfuerzo de crear artefactos novedosos.
Este artífice se ha concentrado en el diseño y la producción, con poco énfasis en la comercialización. No obstante, sus muebles pueden ser adquiridos en Caracas en la tienda Greenella.