• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Feng shui para la casa en Navidad

Los lugares indicados para colocar el pino son las coordenadas este, oeste, centro, noreste, sur y norte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Creer o no creer, he ahí la cuestión con las recomendaciones del feng shui. Esta antigua técnica oriental, que cuenta con 3.000 años de historia, afirma que se pueden aprovechar las energías para erigir una edificación o balancear el flujo energético en las construidas. En la cultura china se dice que el adecuado feng shui (que significa viento y agua) trae buena suerte, el malo aporta el infortunio. Algunos consejos generales le permitirán beneficiarse de la energía que circula en esta época navideña.

 Para el nacimiento

Colocando una brújula en el centro de la casa se pueden obtener las coordenadas para conocer las energías positivas para este año. Merchi Silkva, experta en feng shui, asegura que para este diciembre 2012 lo más aconsejable es ubicar el pesebre en la zona sureste. “En el nacimiento debe prevalecer la madera o los materiales naturales como las telas de algodón en las figuras o el saco para armar la escena”, explica.

Sin embargo, si se carece de una brújula, no se es hábil con este instrumento o, peor aún, el sureste de la vivienda es un lugar poco favorecedor (como el baño), entonces la opción es montar el pesebre en el centro de la casa. “Este año ese espacio corresponde a la estrella de la protección celestial, por eso es el sitio indicado para colocar los santos y las figuras de protección”, añade.

Todo depende. En el caso del árbol de Navidad el abanico de alternativas es un poco más amplio. Lo primordial es que este símbolo sea de plástico, pero con cierta semejanza con los verdaderos: que las ramas sean verdes y el tallo marrón. Silkva aclara que los naturales no son aconsejables porque son literalmente criaturas muertas “y eso es mal Chi” (mala energía).

“El árbol o el nacimiento crean fuerte movimiento de personas (como niños caminando por ese sector, además de las visitas) y es bueno aprovechar esa coyuntura para ubicarlos en algún sitio donde queramos activar una buena energía (el movimiento humano es como un interruptor)”, indica Leyda Ramírez, también consejera dedicada al feng shui desde 2004.

Los lugares para colocar el pino navideño en la casa son el este, oeste, el centro, noreste, sur y norte. Cada uno de esos puntos activa determinadas áreas, así que todo dependerá del objetivo que se persiga. “Este año en el este cae la estrella del amor. Lo ideal sería entonces un árbol adornado en tonos rojos, rosas y fucsias, y con figuras en pares o alegóricas al amor: corazones, tórtolas, cisnes y hasta patos mandarines. Los que prefieran algo más autóctono podrían agregar unas imágenes de guacamayas”, asegura.

Pero hay que cuidar de no exagerar con lo del rojo, no sólo en esta área sino en toda la decoración. Ramírez señala que sin un estudio detallado de la edificación no se atreve a dar consejos concretos pero advierte que en esta época lo mejor es no abusar de ese tono.

Para invocar la protección divina entonces lo mejor es poner el árbol en el centro de la casa, punto favorecido por la protección celestial. Las ramas se pueden adornar con elementos en tonos marrones, cobrizos y rojos, mejor aún si son metalizados, y con figuras de ángeles y santos. Los eclécticos podrán agregar al espacio circundante el buda de la salud, el símbolo de la prosperidad y la efigie de la Kuan-yin (diosa protectora), en cambio los más tradicionales añadirán santos y la Virgen.

El norte es el punto óptimo para los que quieran favorecer la salud. “Aquí el árbol puede llevar flores, frutos, imágenes escarchadas, arreglos florales y ornamentos en tonos azules”, aclara Silkva. En esta misma zona no está de más ubicar una imagen del arcángel Rafael (encargado de las sanaciones físicas), mientras que los seguidores de la corriente oriental pueden optar por el buda de la salud.

 Más terrenales. Los que deseen favorecer el área financiera entonces pueden armar su arbolito en el oeste. Allí lo aconsejable son los ornamentos dorados y escarchados, aparte de los colores metalizados (con preferencia del verde) e incluso los que no tengan complejos de mezclar distintas culturas, pues pueden colocar en esta misma área los símbolos Fu, el de la doble felicidad y el de la doble prosperidad, hasta el gato de la buena suerte y el buda de la prosperidad.

La zona noreste es la indicada para los que tengan en mente recibir más oportunidades. “Los colores rojos, naranjas y cobrizos son los recomendados para ese árbol de Navidad, con adornos con formas de estrellas”, señala Silkva. El sur queda reservado para los que aspiren fama y reconocimiento (ascensos). Allí vale la recomendación del rojo, pero siempre combinándolo con el verde.